Estrategias Para Tener Más Tranquilidad y Paz Mental

Actualizado: 17/12/2020
Tiempo de lectura: 5 minutos

Todas las personas desean encontrar su paz interior, incluso si no son conscientes de ello. Pocas se dan cuenta que tan importante es y todos los beneficios de encontrarla, lo peor es que muchos no saben que es una habilidad que podemos aprender.

Cuando nos hablan de paz interior pensamos que es una práctica que está reservada solo para los monjes tibetanos, ermitaños y ancianos. Nos imaginamos a personas que solo se dedican a meditar, rezar u orar durante todo el día.

Esta habilidad puede ser alcanzada por gente como tu y como yo. Personas que vivimos vidas ordinarias y normales, con un trabajo, con responsabilidades, con sueños y metas. La paz mental puede ser lograda por cualquiera.

La paz de interior es independiente a nuestras condiciones y circunstancias externas. Conlleva a la tranquilidad, una gran armonía por dentro y un buen equilibrio. Nos da la capacidad de mantener la calma, sin ser distraídos, y en el control de nosotros mismos, incluso cuando afrontamos momentos complicados.

Conseguir llegar a un estado de paz interior eliminará nuestras ansiedades, preocupaciones y miedos. También ayudará a eliminar los pensamientos negativos, el estrés, la infelicidad y la insatisfacción.

Es un estado de equilibrio emocional y mental, la felicidad, la confianza y la fuerza interior.

Algunos pueden avanzar más rápido que otros, hay personas que pueden hacerlo en un ritmo lento, algunos llegan muy lejos y otros ni siquiera llegan.

Sin embargo, todos pueden obtener una cierta cantidad de tranquilidad y paz interior, incluso la suficiente para poder transformar sus vidas.

De igual forma, una persona puede seguir viviendo como vive, es decir, sin hacer ningún cambio en su vida y, sin embargo podría llegar a alcanzar un estado de tranquilidad y paz interior.

10 razones por las que debemos alcanzar la tranquilidad y paz mental

  • Te ayuda a relajar tu cuerpo y tu mente
  • Aumenta tu fuerza interior
  • Mejora tu capacidad de concentración
  • Ayuda a ser más paciente y tolerante
  • Alivia el insomnio y el mal sueño
  • Elimina los pensamientos negativos de tu mente
  • Fortalece las relaciones
  • Obtienes autodisciplina
  • Encontrarás la felicidad
  • Te hace más resolutivo a los problemas cotidianos

¿Qué es la tranquilidad?

Tranquilidad es un estado mental en el cual un individuo puede estar calmo, relajado y despreocupado.

Estás en mejor conexión con tu ser, eres capaz de percibir el canto de los pájaros, te sientes pleno y gozas de increíble capacidad para disfrutar el momento, sin necesidad de música, distracciones o fuentes de entretenimiento.

Tranquilidad es algo que se tiene por completo o no se tiene, no es posible estar tranquilo a medias y desde luego no puedes estar tranquilo pero “sentirte molesto por la música de los vecinos” pues cualquier manifestación negativa en tu mente cesará tu estado de paz y abrirá las puertas para que tu ego pase a comerte la cabeza.

Tranquilidad es encontrar un sitio de reposo y relajación en el cual te encuentres alejado de las cosas te irritan, pero también es la habilidad que algunas personas desarrollan para silenciar el ego y callar su voz interior.

En el primer ejemplo deberías alejarte físicamente de las molestias. En el segundo si desarrollas la capacidad, sería posible estar tranquilo y relajado incluso en ambientes menos que ideales.

Aquí te dejamos algunas estrategias para poder llegar a un estado de paz y tranquilidad.

Identifica lo que puede estar mal. El primer paso para trabajar hacia la búsqueda de nuestra paz mental es tratar de buscar las respuestas sobre lo que nos está haciendo no sentirnos en paz y tranquilidad.

Puedes estar preocupado por problemas relacionados con tu salud, carrera, relaciones, familia, finanzas, el mundo que te rodea y es posible que ni siquiera te sientas cómodo con tu propia piel.

Lo importante es analizar estas áreas de tu vida e identificar qué áreas no funcionan para tu persona.

Una vez que hayas hecho eso, el siguiente paso es responder con compasión y no darte una paliza por lo que salió mal con algún aspecto de tu vida.

Una respuesta compasiva y la aceptación de tus sentimientos, incluso si actualmente son sentimientos negativos, forman el proceso de iniciación en la etapa de curación.

Contempla en silencio las áreas donde no te sientes en paz y piensa en cómo te hace sentir eso.

Los ejercicios de respiración profunda mientras haces esto pueden ayudarte a concentrarte y darte claridad de pensamiento.

Permítete sentir cualquier emoción que te invada. Puede ser dolor, frustración, pena, enojo o desilusión, pero es importante que te permitas sentir estas emociones e identificar a qué están conectadas cada una de ellas.

Una vez que hayas hecho esto, respira profundamente de nuevo y permítete sentirte amado y aceptado por quien eres en ese momento.

Adopta conscientemente la sensación de que estás respirando en paz y, a medida que sacas fuerzas de los sentimientos pacíficos que experimentarás, exhala cualquier temor, confusión, inseguridad o cualquier emoción negativa que te haya estado preocupando.

Estos simples pasos iniciales serán tu comienzo por un camino de renovación hacia la búsqueda de la paz mental y la armonía interior.

Aceptación personal. Es importante que nos aceptemos como somos con todas nuestras fortalezas, debilidades y limitaciones que todos y cada uno de nosotros tenemos.

Con demasiada frecuencia, nuestras luchas comienzan con una baja autoestima y nos sentimos inferiores porque imaginamos falsamente que debemos conformarnos a algún tipo de estereotipo.

Sin embargo, recuerda que todos somos únicos con talentos individuales únicos y cualidades especiales.

Siéntete orgulloso de esas cualidades y habilidades y cría y cultívalas regularmente. Al suprimirlas, te negarás a ti mismo la paz interior que más anhelas.

Vive una vida equilibrada. Equilibra el ajetreo de la vida cotidiana con un poco de tiempo que pasa regularmente cada día en un entorno tranquilo donde simplemente puedes reflexionar sobre los eventos del día en forma de un “descanso de paz”.

Recuerda hacer tiempo para jugar y para trabajar y también tener en cuenta el tiempo suficiente para un sueño reparador.

Toma decisiones conscientes en la vida. Muchas de las cosas que elegimos hacer, decir o comprar son el resultado de ser atrapados en medio de una vida ocupada donde tenemos poco tiempo para reflexionar sobre nuestras palabras y acciones antes de decirlas o tomarlas.

Tómate el tiempo para reflexionar sobre cómo te sientes acerca de algo que quieras decir o hacer antes de hacerlo y pregúntate si es saludable, es positivo, es necesario y si te traerá una mayor paz a tu vida.

La falsa felicidad

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros experimentamos infelicidad y falta de paz interior ya que nos hemos confundido o simplemente ignoramos lo que son la felicidad y la paz.

Tendemos a creer que las posesiones y los factores externos, como el dinero, los amigos, los automóviles, las casas, etc., son las verdaderas causas para hacernos felices y nos sentimos impulsados, casi hasta el punto de la autodestrucción, a adquirir estas posesiones aún para descubrir que el tipo de felicidad y gratificación que obtenemos al adquirirlas es solo fugaz y temporal antes de que tengamos que hacerlo de nuevo para obtener nuestra próxima “solución” de felicidad.

El hecho es que la felicidad y la paz vienen del interior. Si nuestra mente está en paz, estaremos felices todo el tiempo, independientemente de la influencia de factores externos.

Todos tenemos derecho a sentirnos en paz y en armonía con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, pero requiere algo de trabajo.

Una vez que nos examinamos y ponemos en práctica algunas de las cosas que hemos aprendido, muchos de nosotros exploramos esto aún más profundamente a través de la meditación, el yoga, el tai chi o explorando otras creencias religiosas.

Para lograr nuestra tranquilidad y paz mental lo importante es conocernos, saber nuestras limitaciones y no autosabotearnos cuando las cosas se tornan complicadas.

Este es el camino hacia la verdadera felicidad.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS