Las tentaciones están a la vuelta de la esquina, solo tienes que mirar a tu alrededor y ahí estarán. Tu teléfono móvil, tu computadora, incluso tus amigos pueden ser distractores y tentaciones potenciales. En todo momento tu enfoque debe ser evitarlas a toda costa y para ello debes vencerlas.

¿Cómo hacemos eso? El cerebro jugará un papel importante en este proceso, sabemos que nuestra mente toma nuestros pensamientos y los convierte en ideas, También que siempre buscará la comodidad, es por eso que debemos hacer que nuestro cerebro relacione a las tentaciones como algo malo.

Si le decimos a nuestra mente que al caer en alguna tentación nos pasará algo malo, podemos adecuarlo para que relacione tentación con consecuencia mala. Eso le indicará a la mente que de hacerlo podremos ser víctimas de algún correctivo. No será tarea fácil, pero es importante que aprendamos a luchar contra las tentaciones, que bien si están en todos lados, también son muy controlables si nos decidimos.