¿Por cada acción hay una reacción no? Pues lo mismo pasa con las recompensas o los logros, debemos motivarnos de alguna forma y no hay una mejor que un premio a nuestro esfuerzo. Debemos encontrar un estimulo hacia lo que hacemos, eso nos motivara a seguir esforzándonos a tope.

Las recompensas son buenas porque hacen que demos el máximo, no es un secreto, nos obligamos a dar lo mejor de nosotros cuando sabemos que si lo hacemos obtendremos algo a cambio. Es la naturaleza humana y no podemos cambiarla, somos tendenciosos a recibir cosas a cambio por nuestro esfuerzo.

Un incentivo cuando logremos algo nos dará la motivación extra para seguir rindiendo a nuestro máximo esfuerzo. En ocasiones mi socio y yo nos lanzamos retos para motivarnos, sobre todo cuando estamos realizando algún proyecto importante. Tenemos varias formas de motivación, pero la más importante es la meditación.

La idea es que si logramos meditar todos los días nos recompensemos por ello, puede ser cualquier cosa, comida, dinero. El objetivo es mantenerte motivado sabiendo que al hacerlo recibirás una recompensa. Al hacer esto nuestro cerebro empieza a relacionar trabajo con recompensa y se irá adaptando cada vez más a los desafíos diarios.

Inténtalo, recompénsate con algo, tu esfuerzo no es en vano y tiene un gran valor, entonces no pasa nada si recibimos algo a cambio de vez en cuando.