Mi profesión de periodista me ha enseñado que la concentración es una cosa vital y sobre todo hay días que caigo en ciertos bucles de trabajo a pesar de estar concentrado. Me bloqueo porque llego a saturarme de toda la información que voy adquiriendo y es normal que llegue un momento en el cual choco con una pared.

Me di cuenta de que eso pasaba por enfocar mi energía en algunas cosas secundarias que quizá en ese momento no eran lo más importante, era obvio que a la tarea que debía darle más importancia no podía ofrecerle mi 100% y al no poder hacerlo pues lo más sencillo era dejarlo de lado.

Cuando eso pase debes actuar de inmediato, de no hacerlo podríamos caer en procrastinar porque naturalmente trataremos de encontrar cosas que llenen ese vacío de satisfacción. No debemos permitir que perdamos el hilo de concentración, algunos consejos que puedo ofrecerte y que me han ayudado mucho son hacer una pausa y hacer un poco de actividad física, 10 minutos de flexiones, correr un poco, eso ayudará a despejar tu mente y le permitirá seguir concentrada.

Al terminar el descanso y regresar al trabajo te sentirás revitalizado, las ideas fluirán mejor porque tu mente estará limpia de saturación, verás que tu concentración será mucho mejor y acabarás el trabajo de la mejor forma posible.

Leí en una ocasión que algunas personas se dan golpecitos en la cabeza y otras hasta llegan a golpearse en la cara para seguir concentrados en el trabajo, en lo personal no he probado la segunda y tampoco te motivaré a hacer algo que no quieres, pero oye si quieres probarlo pues puedes hacerlo y contarme qué tal.

El objetivo es mantener la concentración cuando nos empecemos a saturar, haz una pausa de descanso, despeja tu mente y aclara tus ideas, sea cual sea el método que prefieras usar, no olvides cambiar la perspectiva de las cosas.