Progreso del Lección
0% Completado

Si nosotros no somos capaces de respetar nuestro tiempo, nadie lo respetará, y es ahí cuando cualquier persona se sentirá con el derecho de interrumpirnos. Ese pequeño lapso ya generará una distracción y toda la concentración que habíamos conseguido se irá por la borda. Es importante que planifiquemos con anticipación y que nos pongamos un horario de trabajo el cual debemos cumplir cabalmente.

Si decimos que empezaremos a las 10 de la mañana, entonces 5 minutos antes debemos tener todo preparado para cumplir con nuestro horario establecido. Respetar ese compromiso es combatir contra la procrastinación, le decimos a nuestro cerebro o más bien le ordenamos a que a las 10 de la mañana debemos estar sentados enfrente de nuestra computadora para empezar a trabajar.

Durante ese horario establecido debes imponer tus reglas, es aconsejable que notifiques a tus familiares y amigos que en ese lapso no puedes ser interrumpido, así iremos poniendo nuestras propias normas y la gente comenzará a respetarlas. ¿Cuántas veces no nos pasa que estamos concentrados en una tarea y somos interrumpidos? En mi caso son demasiadas, pero para ello me he establecido un horario de trabajo y uno de ocio y diversión, también hay tiempo para ello.

Otra de las consecuencias de no respetar tu horario de trabajo es que si eres de las personas que agendan todo, entonces sufrirás un desajuste de tiempos, eso solo hará que dejes de hacer cosas que ya tenías planeadas por dedicarle tiempo a cosas que dejaste de hacer y con las que en su momento decidiste procrastinar.