Progreso del Lección
0% Completado

En algún momento de nuestras vidas llegamos a sentir algo que siempre nos frena en seco a la hora de perseguir nuestros objetivos. A veces llegamos a procrastinar por el miedo al fracaso y a las críticas hacia nuestra persona.

Eso nos puede pasar ya sea en nuestra realidad o también podemos imaginarlas, te explico, en ocasiones nos hacemos tanto a la idea de que vamos a recibir críticas, que por ese miedo evitamos empezar las cosas o en su defecto, empezarlas y dejarlas de lado. Ahí es cuando inicia el proceso de la procrastinación.

Imaginamos que, automáticamente las críticas nos golpearán y por eso no corremos el riesgo de hacer las cosas, solemos proyectar nuestros propios pensamientos negativos sobre los demás, incluso si las otras personas no han sido críticos con nosotros, nuestro cerebro nos hace pensar que sí.

Realmente no tenemos forma de saber lo que piensan los demás acerca de nuestras cosas y de lo que hacemos o no. Simplemente tenemos miedo porque pensamos que siempre pensarán mal de nosotros y nos criticarán tanto si lo intentamos como si no.

Por supuesto que este miedo en muchos casos se basa en nuestra propia realidad cuando creemos que nos somos buenos en algo. Nos pueden criticar, las criticas siempre van a llegar tarde o temprano y por supuesto que fracasar está permitido, siempre y cuando te levantes y salgas adelante.

No es nada malo y no es el fin del mundo, las criticas nos pueden ayudar a mejorar si sabemos tomarlas de la mejor manera posible. Al igual que pasa con las críticas, los fracasos pueden enseñarnos valiosas lecciones de vida si sabemos sacarles provecho a nuestros errores cometidos.

Es solo una experiencia de aprendizaje de la cual podemos aprender a ser mejores y recuperarnos para poder tener éxito en el futuro, Los fracasos nos enseñan las cosas que no debemos hacer y que no tenemos que repetir, como digo, son la pauta para aprender a ser mejores de cara a un futuro exitoso.

Entonces, podemos llegar a la conclusión de que el fracaso es realmente valioso. Con las críticas ocurre lo mismo, la crítica solamente te servirá si la aprovechas, la escuchas y la valoras.

El rodearte de personas positivas podría ser de gran ayuda para quitarnos esa mentalidad de miedo. Cuando inicié en el mundo del periodismo no era nada perfecto, en mi mente siempre estaba pensando que no era bueno para ello. Sin embrago, un día acepté que solamente cometiendo errores es como se puede mejorar sustancialmente.

Mi estrategia fue rodearme de grandes personas que no tenían reparo en criticar mis errores, poco a poco, esas críticas constructivas fueron cambiando positivamente mi forma de hacer las cosas y fui mejorando con el paso del tiempo. No nos confundamos, no debemos caer en el perfeccionismo, en la lección anterior hablamos de las personas que tratan de ser perfecto en todo lo que hacen y pudimos entender que eso siempre trae consecuencias no tan buenas. El perfeccionismo solamente nos abrumará ya que todo lo que hagamos pensaremos que podremos hacerlo mejor de alguna u otra forma.

Más adelante hablaremos de la mentalidad perfeccionista y el cómo debemos evitarla. Para darle fin a este punto, los fracasos son necesarios en la vida y en consecuencia de ello siempre llegarán las críticas, evitar caer en el miedo irracional hacia estos dos factores será importante para evitar ser procrastinadores.