Técnicas de estudio para mejorar tu aprendizaje

  • Save

Las etapas estudiantiles pueden llegar a ser de las más agotadoras y demandantes de nuestra vida, mucha culpa de ello es que no sabemos estudiar, si, así es, no conocemos las formas adecuadas de aprendizaje y mucho menos las técnicas de estudio que podrían hacer nuestra vida estudiantil algo más agradable.

No existe un único enfoque a la hora de estudiar, las técnicas de estudio varían de acuerdo con el estudiante y deben adaptarse a cada uno para que sean efectivas. Las habilidades que poseemos son diferentes a las de los demás, por eso es importante determinar el tipo de estudiante que somos y encontrar las técnicas de aprendizaje que mejor nos funcionen.

Algunos estudiantes tienen la facilidad de adaptarse y mantenerse motivados al momento de estudiar, hay otros a los que el estudio les cuesta un poco más, si tu eres uno de ellos este articulo es para ti.

ENCONTRANDO TU FORMULA

El estudio es un proceso continuo y encontrar la mejor manera de realizarlo es algo que debe trabajarse hasta dar con la formula correcta. Si quieres comprender de mejor manera lo que te funciona y lo que no, debes desarrollar y mejorar constantemente tus habilidades de estudio. El aprendizaje es un proceso de prueba y error, al ir probando diferentes técnicas iras adoptando y descartando lo que te funciona a la hora de estudiar.

Las técnicas de estudio son fundamentales para lograr alcanzar el desarrollo mental en nuestra etapa de estudiantes. Aquí abajo te dejamos algunas claves para orientarte mejor.

  • Encuentra las técnicas de estudio que mejor se adapten a ti
  • Prueba diferentes técnicas y quédate con las que te funcionen mejor
  • No te obsesiones con desarrollar una técnica en específico
  • Desarrolla tus habilidades durante tu búsqueda

LA DIFERENCIA ENTRE ESTUDIAR Y HACER LA TAREA

Lo primero que hay que tener en cuenta es que estudiar y hacer la tarea NO ES LO MISMO.

Los estudiantes tienen la idea errónea que estudiar y hacer la tarea es lo mismo, estas dos actividades deben tomarse como tareas distintas, hay que separarlas ya que tienen objetivos completamente diferentes.

No tengo duda que estas dos palabras “tarea y estudiar” te son muy familiares, pero alguna te vez te pasó por la cabeza ¿cuál es su significado? Quizá en la etapa temprana de ser un estudiante, es decir, la primaria y la secundaria, la comprensión de estos conceptos no harán un cambio en nuestro desarrollo académico, pero a medida que vamos transitando en el ciclo estudiantil, irán tomando mayor relevancia y sus significados nos ayudarán a comprender mejor las técnicas de estudio.

¿QUÉ ES TAREA?

Empecemos por la tarea, es una práctica que emplea un profesor con el fin de ser completada en horario fuera de clase por el alumno. Su propósito es reforzar el aprendizaje obtenido en el aula y nos permite practicar lo aprendido refinando los conocimientos en una materia en particular.

Las tareas pueden incluir cuestionarios para responder, ejercicios de habilidad mental y pequeñas pruebas, poniendo así en marcha nuestra capacidad de retención, por eso es importante poner atención en clase. También pueden incluir actividades con otros compañeros con el fin de reforzar el trabajo en equipo, las cuales siempre suelen finalizar con una exposición o presentación enfrente de la clase.

¿QUÉ ES ESTUDIO?

Ahora conozcamos el concepto de estudio, estudiar es el proceso de aprendizaje a través de conocimientos nuevos, es el tiempo de lectura que se le dedica a un material en específico, el estudio es una parte importante en el desarrollo del ser humano, es la vía por la cual los conocimientos son adquiridos.

Tener éxito en nuestra etapa estudiantil no determina nuestro futuro en la etapa adulta, sin embargo, es importante desarrollar las técnicas de aprendizaje para priorizar estas dos actividades, la tarea y el estudio.

Esto no sólo te ayudará a ser buen estudiante y sacar buena nota en la escuela, también te asegurará absorber todo el conocimiento ya sea práctico o teórico que te servirá en una futura carrera universitaria.

LAS TÉCNICAS DE ESTUDIO

Bien, a estas alturas ya debemos haber comprendido y debemos tener claro el significado de los dos conceptos anteriores (tarea y estudio) ahora pasemos a conocer los hábitos de estudio adecuados que pueden hacernos ser más eficientes y efectivos a la hora de estudiar.

A lo largo de nuestra educación primaria y secundaria los estudiantes recibimos instrucciones en muchas disciplinas, pero, a la mayoría no se nos enseñan las técnicas de aprendizaje adecuadas. En el futuro esto puede ser importante y será vital desarrollar habilidades de estudio efectivas para aprovechar al máximo nuestro tiempo de aprendizaje.

Muchos estudiantes encuentran el estudio como una tarea difícil y pesada porque tienen la incertidumbre de lo que es realmente estudiar. El estudio puede ser algo más fácil e incluso motivador si se utilizan métodos y herramientas que sean realmente efectivos.

En este articulo hemos elegido las técnicas de estudio más importantes y que pensamos que podrías adaptarlas para ser más eficiente al momento de estudiar.

TU ESPACIO DE TRABAJO

Lo primero en lo que debemos enfocarnos es en encontrar nuestro lugar adecuado para el estudio, los lugares con ruido y distracciones no son la mejor opción al momento del aprendizaje y simplemente nos desviarán de nuestro objetivo primario.

Encuentra tu lugar ideal. Es importante encontrar un sitio que nos permita concentrarnos al máximo, las bibliotecas pueden ser un lugar idóneo ya que están libre de ruidos y distracciones, son el lugar por excelencia para los estudiantes, sin embargo, la habitación de tu hogar también podría serlo, siempre y cuando esté perfectamente adaptada para la práctica del estudio.

Asegúrate de que tu espacio de estudio esté bien iluminado, si cuentas con una ventana al exterior entonces ya tendrás la ventaja de la luz natural, al momento de estudiar la iluminación será un factor importante. Otro de los factores es la ventilación, te recomendamos que estudies en una habitación con el aire puro y renovado, esto es tan sencillo como abrir las ventanas para que el aire se purifique.

Aunque suene gracioso los espacios con naturaleza integrada generan un estado de paz y de calma que optimizan la concentración en los estudiantes.

Prepara tus herramientas y materiales. Los materiales son parte fundamental a la hora de estudiar, son las herramientas que nos servirán para comprender y retener lo que vamos a aprender, no olvides tus notas, apuntes e ideas importantes, así como tus libros y cuadernos.

El tener a la mano los materiales correctos te ayudará a mantenerte en la tarea y hacer más efectivo tu tiempo de estudio.

Cuenta con espacio suficiente. Los espacios pequeños no benefician en nada el proceso de aprendizaje, al contrario, sino contamos con el espacio adecuado para colocar nuestras herramientas y materiales no nos sentiremos cómodos y nuestra concentración no se desarrollará a su máxima potencia.

ENEMIGOS DEL ESTUDIO

No todo iba a ser fácil ¿o sí? Cuando tratamos de optimizar nuestro aprendizaje siempre contamos con una serie de obstáculos que harán de nuestra misión una labor más ardua, entonces nos damos cuenta de que no somos tan fuerte a nivel de voluntad y podemos caer en las tentaciones de las recompensas inmediatas.

Amigos y familia. De acuerdo sé lo que piensas ¿en serio son enemigos? Digamos que son distractores potenciales, no falta nunca el amigo, hermano o primo que antepone sus necesidades a las tuyas, no malinterpretes, no lo hacen por maldad ni porque quieren que fracasemos, lo único que intentan es pasar tiempo con nosotros, pero a la hora del estudio eso puede ser un gran problema.

Debemos estar conscientes que nuestro tiempo vale mucho y no podemos desperdiciarlo en cumplir las satisfacciones ajenas. Recuerda priorizar tus tareas más importantes, en este caso sería estudiar, habla con tus familiares y amigos y haz que entiendan tu situación y tu postura, si realmente te tienen aprecio comprenderán lo que es más importante para ti. Ya habrá tiempo para salir y divertirse.

Redes sociales. Aceptémoslo, a todos nos pasa que a la hora de estudiar el distractor más grande es nuestro teléfono móvil, se ha vuelto tan sencillo recibir una notificación del Facebook para dejar lo que estemos haciendo y pasarnos horas deslizando nuestro dedo hacia abajo para enterarnos de la vida social de nuestros amigos y conocidos.

Hoy en día las redes son tan vitales en nuestras vidas que nos cuesta mucho trabajo ignorarlas, pero tenemos que aprender a priorizar nuestras necesidades y a la hora del estudio debemos concentrarnos exclusivamente en ello, es tan sencillo como poner en silencio el móvil, o mejor aún, sacarlo de la habitación para que no haya tentación de “echarle una ojeada rápida”; el Facebook, Instagram y Twitter seguirán ahí cuando terminemos de estudiar, recuerda, hay tiempo para todo.

Distracciones. Las distracciones están presentes a la hora del estudio y seamos sinceros hay algunas que no podremos eliminar por completo, pero podemos minimizarlas al máximo para que nuestro tiempo de estudio sea productivo, si estás en un lugar ruidoso asegúrate de usar tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido, esto bloqueará todos los sonidos de ambiente y te harán concentrarte más en tu estudio.

Evitar los aparatos electrónicos, a la hora de estudiar debes apagar cualquier televisión o radio presente, no es buena idea tratar de aprender cuando están pasando tu programa favorito en la televisión. Si encuentras que las distracciones son demasiadas para evitarlas, analiza cambiar tu espacio de trabajo hasta encontrar uno que se adecue a tus necesidades y te permitan una concentración máxima.

ESTABLECE UN PLAN DE ESTUDIO

Debemos organizarnos y crear un plan adecuado para que nuestro proceso de aprendizaje sea ideal. La planificación nos ayudará a centrarnos en las tareas y no salirnos del plan establecido.

Crear un plan de estudio también te ayudará a ser más efectivo, recuerda no extralimitarte pues nuestra mente es un músculo y como cualquier músculo también necesita descanso, escucha música para estudiar, toma recesos, no tan largos, pero si lo suficiente para aclarar tu mente y lograr el descanso adecuado.

Establece un horario de estudio. Marcar un tiempo establecido puede ser una buena herramienta de estudio siempre y cuando se respete lo estipulado, ese tiempo deberás dedicarlo exclusivamente a estudiar, elige días y horarios en tu calendario y prioriza los tiempos que te has puesto para cumplir con tu compromiso.

Organiza tus tareas prioritariamente. Organizar nuestros deberes por orden de importancia nos ayudará a enfocar nuestro máximo rendimiento en las tareas con más prioridad, cuando hacemos una lista de tareas debemos comprender cuales son las más importantes y centrar nuestra atención en ellas, después de terminar podremos continuar con las siguientes teniendo en cuenta siempre la importancia de cada una.

No dejes el estudio para última hora (curva del olvido). El dejar el estudio para lo último no es algo muy recomendable ya que te deja con menor tiempo, lo cual puede causarte un mayor estrés ya que estarás haciendo todo a la carrera y no podrás concentrarte adecuadamente para aprender, estudiar al último minuto puede ayudarte a obtener una buena calificación en algún examen, pero es un método de estudio que no te ayudará a retener esa información a largo plazo, a esto se le llama la “curva del olvido”

La “curva del olvido” se empezó a investigar en el año de 1885, pero el concepto sigue siendo útil para los hábitos de estudio actuales. La esencia de la “curva del olvido” es esta: la primera vez que escuches una conferencia o estudies algo nuevo, conservarás hasta el 80% de lo que acabas de aprender, si revisas el material dentro de las 24 horas.

Recuerda que tu tiempo de estudio será más efectivo si lo haces por periodos largos, es mejor una sesión intensa y agotadora que estudiar por periodos cortos que solo te ayudarán a retener información momentánea, además si tienes materias que no te gustan o que te resultan difíciles de aprender es más probable que te canses y lo dejes. No aplaces el tiempo de estudio, esto solo hará que al retomarlo te parezca más difícil.

LOS DIFERENTES TIPOS DE ESTUDIANTES

No todos somos iguales y la manera en la que aprendemos y recibimos el aprendizaje es muy diferente a la de los demás. Existen tres tipos de alumnos: visuales, auditivos y kinestésicos.

Debes tomarte un tiempo para darte cuenta sobre qué tipo de hábitos de aprendizaje tienes e identificar los métodos que te dan mejores resultados a la hora del estudio. Comprender el mejor método para tu aprendizaje te ayudará a desarrollar las estrategias de estudio adecuadas para ti.

VISUALES

Este tipo de estudiante es aquel que absorbe la información de una mejor manera a través de las imágenes. Son personas que recuerdan las cosas solamente con verlas o visualizarlas. Muchos de estos alumnos tienen la habilidad de imaginar las cosas en su cabeza, les gusta ver lo que están aprendiendo y prefieren los métodos que usen imágenes.

 AUDITIVOS

Los alumnos auditivos son aquellos que aprenden a través de los sonidos, captan la información de una mejor manera recordando las cosas que escuchan durante el proceso de aprendizaje. Almacenan la información idénticamente tal cual como la escuchan.

Este tipo de estudiantes prefieren las instrucciones habladas a las escritas, cuando leen lo suelen hacer en voz alta ya que de esa forma retienen mejor lo que aprenden.

KINESTÉSICOS

Este tipo de estudiantes son aquellos que comprenden mejor el material cuando interactúan físicamente con él, usan el sentido del tacto y no pueden estarse quietos, tienden a estar en movimiento todo el tiempo posible. Los estudiantes kinestésicos suelen tener una coordinación bastante avanzada aunada con excelentes habilidades motoras, también suelen ser buenos para las actividades deportivas y la danza.

No importa el tipo de estudiante con el que más te identifiques, a continuación te dejamos las mejores técnicas de aprendizaje que puedes utilizar para aprovechar al máximo tu rendimiento.

TÉCNICAS DE APRENDIZAJE MÁS USADAS

Mapas mentales. Sintetizar la información nos hará tener las ideas más importantes ya separadas. Tenemos que categorizar la información de acuerdo con la relevancia del tema y separarla por categorías hará más sencillo la comprensión del tema. Un mapa mental nos ayudará a centrarnos en lo más importante y aprovechar el tiempo de estudiar de una manera más sencilla y eficaz.

Las ventajas que nos ofrece utilizar los mapas mentales son facilitar la relación de conceptos, organizar mejor los temas difíciles y recordar la información de una forma más eficaz.

Subrayar las ideas más importantes. Cuando leemos un texto es difícil aprender todo lo estudiado, una técnica que es muy útil es la de subrayar las ideas más importantes del texto que estamos estudiando.

Esto nos ayudará a priorizar lo más relevante y nos permitirá poder crear material futuro para nuestro estudio, puedes usar distintos colores de marcador para separar información de acuerdo con un tema, sintetizar la información nos ayudará a ser más efectivos. Recuerda que más información no significa más aprendizaje.

Nuestro cerebro está capacitado para cargar una cantidad considerable de información sensorial, pero existe un punto en el que se abruma, los científicos llaman a este efecto “sobrecarga cognitiva”. Si bien nuestro cerebro agradece información nueva, al recibir demasiada llega a colapsar. Es simple, nuestra mente no puede dividir la atención entre los diferentes elementos. El separar ideas le quita carga a nuestra mente y por ende funciona mejor.

Usar dibujos. Los dibujos pueden ser una gran herramienta a la hora de estudiar si los usamos bien, al usar dibujos ayudamos a nuestro cerebro a asociar conceptos, facilita nuestra capacidad de memoria y nos ayuda a recordar los temas de una manera más práctica.

Esta estrategia de aprendizaje es ideal para las personas con buena memoria visual. Además, si lo complementas con el ya citado mapa mental, hará que tu capacidad de asimilación sea más efectiva a la hora de estudiar.

Sistema Leitner. Este método mejor conocido como el sistema de caja Leitner debe su nombre a su creador, el científico alemán Sebastian Leitner. Este sistema consiste en aplicar el aprendizaje selectivo a través de la repetición, se enfoca en aprender el material en el que se cuente con menos conocimiento. La idea de este método se basa en el uso de tarjetas con preguntas y respuestas.

Como su nombre lo indica, tendremos a nuestra disposición una caja con varios compartimientos, los cuales estarán llenos de tarjetas, dichas tarjetas se irán moviendo de compartimiento dependiendo del nivel actual de conocimiento, al ir respondiendo correctamente irás cambiando de sitio cada una de las tarjetas a otro.

Supongamos que contamos con 4 compartimientos, todas las tarjetas comienzan en en el compartimiento 1, si respondes de manera correcta, esa tarjeta se moverá al compartimiento 2, si la respuesta es incorrecta deberás mantenerla en el compartimiento 1. El objetivo es responder correctamente todas las tarjetas y moverlas al compartimiento 4 que es el nivel más alto

Lo que el sistema Leitner promueve es el aprendizaje de repetición espaciada. En consecuencia, las tarjetas del primer compartimiento se estudian frecuentemente y el intervalo se hace a mayor medida que el estudiante va avanzando por la caja. Esto obliga al estudiante a ir revisando una y otra vez la información que aún no conoce.

Hacer preguntas. Las preguntas pueden ser de gran ayuda, cada determinado tiempo podrás hacerte una pregunta en voz alta y responderla, esto te ayudará a recordar mejor y retener mejor el aprendizaje.

Durante las clases debes preguntarle al profesor todas las dudas que te surjan, todo lo que puedas captar auditivamente será procesado por tu cerebro de una forma más efectiva. Además, te dará puntos extras en clase ya que le demostrarás a tu maestro que te interesa aprender.

Reglas mnemotécnicas. Una de las estrategias de estudio más usadas en los alumnos auditivos es la de la memorización de listas de palabras claves o conjuntos a través de las abreviaturas, a esto se le llama regla mnemotécnica y se trata de relacionar conceptos o palabras complicadas de memorizar a un término más sencillo y que nos sea más familiar.

Existen muchas reglas mnemotécnicas que se pueden usar, una de las más fáciles es crear alguna palabra como por ejemplo si estudiamos las capitales de los países del mundo podría ser algo como “RAMA” es decir, Roma, Ámsterdam, Madrid, Atenas. Los aprendices auditivos hacen mejores conexiones cuando los hechos pueden repetirse en voz alta, especialmente cuando son memorables. Los dispositivos mnemotécnicos son una excelente manera de ayudar a recordar hechos.

Ver vídeos. Durante los periodos de aprendizaje, los alumnos auditivos pueden ver vídeos educativos, muchos de los materiales que existen en Internet están creados para que los alumnos puedan retener mejor la información, los clips de vídeos pueden ser de gran ayuda a la hora del proceso de estudio, sitios como Vimeo, YouTube y Khan Academy son sitios en los que podrás encontrar materiales de estudio efectivos.

Sin embargo, se debe tener cuidado ya que hay una línea muy delgada entre el aprendizaje y el placer, estas plataformas antes mencionadas, en especial YouTube son de las herramientas de distracción más poderosas y pueden desviarnos de nuestro verdadero objetivo que es el de aprender.

Debates. Los debates son de las mejores técnicas para aprender. Al debatir tus ideas con las de otras personas enriqueces tu conocimiento con información nueva, los diferentes pensamientos te dan un enfoque más abierto y el proceso de aprendizaje se extiende a niveles más altos.

En clase trata de crear debates con tus compañeros sobre diferentes temas, te sorprenderás lo mucho que puedes aprender de los demás y lo que puede beneficiar a tu proceso de estudio

Grupos de estudio. Estudiar puede ser más sencillo cuando se está sólo, sin embargo, en muchas ocasiones estudiar con un grupo de estudio puede ser algo muy bueno, al estudiar con otras personas podrás adquirir retroalimentación de ellas y viceversa, se podrán complementar e incluso debatir de acuerdo con el tema estudiado, esto te dará una perspectiva diferente del tema y reforzará tu aprendizaje al nutrirse del conocimiento de otras personas.

Escuchar música. Los alumnos auditivos son amantes de la música, en especial la clásica, este tipo de estudiantes se relajan y se concentran mejor al escuchar sinfonías musicales, los expertos coinciden que esta clase de música ayuda a estudiar de una forma en la que los estudiantes pueden relacionar e involucrar partes de su cerebro a prestar atención y poder hacer predicciones.

Escuchar música puede ser relajante y mejora tu estado de ánimo, cambiando así tu perspectiva sobre el estudio en general.

Mantenerse activo. Debes encontrar la forma de mantenerst en movimiento para no aburrirte. Algunas formas de mantenerse activo pueden ser leer mientras caminas, hacer ejercicio regularmente durante el proceso de estudio, jugar con una pelota, hacer malabares.

Masticar chicle puede ser una buena opción y es sorpresivamente efectivo para mantenerte activo durante el estudio. Cualquier tipo de movimiento repetitivo te ayudará a no estancarte y será bueno para ayudarte en el proceso de aprendizaje.

Descansar regularmente. Estarás de acuerdo que lo tuyo no es quedarse quieto en un sitio durante un tiempo prolongado, es por eso por lo que cada determinado tiempo debes darte un momento de apremio y descansar, deja el estudio y aprovecha para dar un paseo por el parque, comer un bocadillo, hablar con otras personas.

Esto despejará tu mente y te renovará para seguir estudiando adecuadamente cuando regreses a las labores de estudio.

Usa la técnica de Feynman. Este método de aprendizaje creado por el físico Richard Feynman está basado en la organización, la idea es escribir en la portada de un cuaderno vacío, las cosas que no sabes. A partir de eso desarrolló una técnica de aprendizaje que se trataba de deconstruir y reconstruir ideas, esto con el objetivo de comprender incluso hasta los conceptos más difíciles.

Lo primero que debes hacer para aplicar este método de aprendizaje es identificar lo que deseas aprender. Luego, debes intentar explicarlo como si se lo fueras a enseñar a un niño de 5 años.

El método Feynman es ideal para usar con analogías, así explicaras mejor su concepto, un ejemplo sería “una manzana es a un árbol lo mismo que un hijo a un padre” este método se basa en usar las analogías y simplificaciones lo más que puedas.

Enseña a otros. Según los investigadores, los estudiantes adquieren una mejor memoria cuando aprenden información nueva con la expectativa de enseñársela a otra persona, podría sonar algo sin sentido, ya que habitualmente los profesores son los que se encargan de aprender conocimientos nuevos y transmitirlos a sus alumnos organizando elementos clave de esa información para explicar de manera clara.

Esto sugiere que los estudiantes se comprometen más y buscarán por instinto los métodos de recuerdo y organización cuando asumen un rol de maestro, esto puede ser efectivo con materias como lectura y ciencias, aunque el chiste es aprender cuál sería la mejor manera de enseñar cada asignatura por si en algún momento tienes que hacerlo.

Aprendizaje del sueño. Si estás cansado puedes ayudar a tu cerebro a retener mayor concentración de habilidades nuevas. muchas veces para aprender algún idioma nuevo o tocar un instrumento musical. Existe un término para esto, le llaman el “aprendizaje del sueño”

La consolidación de la memoria trabaja mejor durante el proceso de sueño de onda lenta, tu cerebro puede obtener tanto la restauración como la reactivación que se necesita durante el tiempo de descanso. Esto significa que revisar los materiales de estudio antes de dormir puede ayudarte a prender el cerebro, incluso mientras duermes.

DISFRUTA EL APRENDIZAJE

Muchos estudiantes le tienen un pavor al estudio, esto tal vez se deba a que piensan que lo están haciendo mal o porque no creen que sea útil para su éxito futuro. Debes tener una cosa muy clara, al momento de estudiar te estás nutriendo de conocimientos nuevos, estás ampliando tu mente y comienzas a desarrollar habilidades de aprendizaje que te ayudarán a desarrollarte mucho mejor en tu vida estudiantil,

Empiezas a dominar técnicas de estudio que en un futuro te serán valiosas, cuando aprendas un tema en específico, tómate el tiempo necesario para absorber ese conocimiento y si te es difícil no te preocupes, recuerda que debes adecuarte a tus métodos de estudio más convenientes y así aprenderás habilidades que te harán más fácil mantenerte positivo a la hora de estudiar.

  • Save
Ir arriba
20 Shares
20 Shares
Copy link