Rendirse, renunciar, tirar la toalla… Llámalo como quieras, 9 razones para no hacerlo

Actualizado: 17/12/2020
Tiempo de lectura: 8 minutos

El camino de la vida está lleno de obstáculos, fracasos y errores, experiencias de vida que nos harán ser más fuertes ante las situaciones adversas.

La vida es un proceso de transformación y eso debes tenerlo en cuenta.

Durante este proceso atravesaremos pruebas que nos ayudarán a saber quiénes somos en realidad, nos servirán para encontrarnos a nosotros mismos.

Cada pequeña cosa que hagamos, cada palabra que digamos o cada acción que tomemos, nos hará descubrir más nuestra esencia, nuestro viaje interior, el camino que debemos tomar y el propósito y significado de nuestra propia vida.

Estamos en este mundo por una razón, todos y cada uno de nosotros tenemos un propósito que debemos cumplir.

“Puede que seas la única persona que queda que cree en ti, pero es suficiente. Solo hace falta una estrella para atravesar un universo de oscuridad. Nunca te rindas.”

Richelle E. Goodrich

Tenemos la misión de contribuir a este espantoso mundo que cada vez parece empeorar más, pero eso no debe ser un limitante para cumplir nuestro propósito.

Mientras seamos capaces de abandonar nuestras excusas, miedos y limitaciones, podremos empezar a cambiar nuestro pensamiento y vivir de acuerdo con nuestras propias expectativas.

¿Qué ganas con rendirte?

Ahora déjame decirte algo, podemos pasar por una infinidad de malas experiencias, fracasos y decepciones a lo largo de nuestra vida, sin embargo, esos momentos tan difíciles son los que en ocasiones nos llevan a los mejores momentos de nuestra vida.

Quizá debamos autoinfligirnos una palabra que se quedara en nuestro cerebro y esa sería la de “sigue”.

¿Te imaginas que cada vez que pensemos en rendirnos nuestra mente nos grite esa palabra? Sería algo tan poderoso, y te diré por qué, si le hacemos caso eso nos hará más fuertes, al final las situaciones difíciles son las que construyen personas fuertes.

Todo en este mundo es posible. Mientras estemos vivos, tengamos salud y seamos libres, podremos intentar las cosas las veces que queramos hasta que tengamos éxito, por supuesto también debemos ser realistas en esta situación.

Las palabras “renunciar y rendirse” jamás deben estar en nuestro vocabulario, lo mismo pasa con la palabra “No”.

Somos seres humanos, somos dominantes por naturaleza y somos capaces de hacer lo que nos propongamos. Cuando la vida se torna difícil lo más sencillo es pensar en rendirse y tirar todo por la borda, esa sería la opción más fácil.

La realidad es que, cuando tenemos ganas de rendirnos, existe mucha fuerza en nuestra interior que incluso llegamos a desconocer, no nos damos cuenta porque no la exploramos y ni siquiera sabemos que está ahí.

Eso explicaría porque cada vez que nos encontramos en una situación difícil el hecho de recordar nuestras fortalezas y nuestro potencial nos puede hacer que superemos ese trago amargo.

En este artículo te hablaremos de 9 poderosas razones para no rendirte que podrán servirte como recordatorio para mantenerte inspirado y motivado ante las adversidades de la vida.

Cuando pienses en tirar la toalla, recuerda estos 9 mantras que te ayudarán a seguir adelante.

Tenemos todo lo que necesitamos. Todo lo que necesitamos está dentro de nosotros, lo que pasa es que muchas veces no nos damos cuenta.

Pensamos que no somos capaces de hacer las cosas y empezamos a compararnos con los demás.

Las personas exitosas no son diferentes a ti o a mí, de hecho, genéticamente hablando somos 99.9% iguales, quizá esto te sorprenda un poco, pero es la verdad.

Deja de ponerte excusas y empieza a cumplir tus metas, si no puedes es porque no quieres.

Tienes dos manos y dos piernas, e incluso sino las tuvieras, hay personas que con esas limitaciones han logrado ser muy exitosas, solo mira el ejemplo de los atletas paralímpicos.

Esfuérzate por el éxito, todas las herramientas que necesitas las llevas adentro.

Cuando creas que no puedes solo recuerda que hay personas que han pasado por muchos obstáculos en la vida y aun así han logrado llegar al éxito porque perseveraron, empujaron y nunca se rindieron, si ellos pudieron, tú también.

Estamos vivos y nada es imposible para nosotros. El querer es poder, las limitaciones nos las ponemos nosotros ¿Sabes qué es lo único seguro que tenemos en esta vida?

Sonará trillado e irónico, pero es la muerte. Es por eso por lo que debemos de aprovechar la vida al máximo, sí, suena muy cliché, pero es verdad, muchas veces no la valoramos y perdemos el tiempo con cosas sin importancia, eso es lo único que no tiene retorno, una vez que se va, nunca lo recuperaremos.

La vida tiene un periodo corto ¿Cuánto? Pues no podemos saberlo, por eso hay que hacer de ella algo valioso y aprovechar nuestro tiempo en este mundo, no tienes excusa para decir que no se puede.

Todo lo que te propongas lo puedes hacer, y hablo de cualquier cosa, todo es posible.

Aunque no lo parezca y te suene un poco raro, la muerte puede ser un gran motivador en nuestra vida.

Si comprendemos que nuestro tiempo es efímero nos puede ayudar a centrarnos en las cosas realmente importantes de nuestra vida y empezar a priorizar.

Ninguno de los problemas que podamos tener en vida se pueden comparar con la sombra de la muerte que está siempre latente y nos recuerda el nunca rendirnos y seguir adelante.

Estás vivo, así que cualquier dificultad que se te presente, enfréntala y sigue adelante.

Superación personal, demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces. Queremos demostrar nuestra valía y no solo a nosotros mismos sino también al mundo.

Demostrar que podemos hacer las cosas nos traerá una gran satisfacción personal y nos ayudará a crecer como personas, pero si piensas que será fácil, ahí es en donde te equivocas.

Cuando se trata de la vida no hay regalos, nadie va a obsequiarte las cosas, te las tienes que ganar a base de esfuerzo, disciplina y dedicación. Las personas exitosas no quieren compartir su pedazo de pastel de éxito, ellos no quieren que ganes.

Es normal ya que esas personas han llegado ahí superando muchos obstáculos y saben que para estar ahí se necesita mucho sacrificio. Debes luchar y jamás rendirte, bajar los brazos no es una opción cuando de buscar el éxito se trata.

No debes dejar que nada te impide realizar tus objetivos. Fracasar no es cuando fallas en algo, sino cuando te rindes.

La sensación del éxito, es algo increíble. No hay mejor sentimiento que el del logro, el éxito, la consecución de tus objetivos.

El saber que lograste alcanzar tu meta y que todo ese trabajo que hiciste valió la pena no se compara con nada. El esfuerzo tiene su recompensa.

Cuando estés a punto de rendirte recuerda ese sentimiento, esa sensación de sentirse ganador y poderoso, imagina el sabor de la victoria.

No importa si eres un deportista y acabas de ganar un maratón, o si eres un estudiante y acabas de presentar tu tesis.

El éxito se siente muy bien y nos da un punto de satisfacción inigualable, esa sensación es lo que debe motivarte a no desistir y seguir adelante para cumplir tus objetivos y alcanzar tus metas, solo así podrás llegar al éxito y una vez que estés ahí no querrás salir nunca más.

El poder del cambio. Los resultados no son inmediatos, uno debe persistir y seguir luchando hasta que haya alcanzado sus logros.

Muchas personas se rinden antes de tiempo porque no ven recompensas a su esfuerzo, son mínimos, pero resultados obtienes desde que decides cambiar.

Los cambios no son fáciles, llevan un proceso complicado sino se tiene la suficiente dedicación y disciplina, puede que al principio no te veas capaz de logarlo, pero conforme vayas avanzando y te des cuenta de que puedes hacerlo, irás viendo lo mucho que puedes lograr si decides seguir adelante.

Tenemos un propósito único. Viktor Frankl, uno de los personajes que más admiro y autor de uno de los mejores libros sobre resiliencia “El hombre en busca de sentido” afirma que todo ser humano tiene un propósito en la vida, una razón por la que está en este mundo, la clave es encontrar cuál es.

La historia de Frankl es meritoria, prisionero de guerra en los campos de concentración nazi, sumido en ese infierno lo único que le quedaba era su esperanza.

Frankl sobrevivió por encontrarle un propósito a la vida, un sentido al cual aferrarse y luchar por su salvación, en su caso fue terminar un manuscrito sobre su estudio de la logoterapia.

Quizá te interese este artículo: Qué es la resiliencia 

Todos tenemos un propósito en esta vida, algo que nos motiva a dar lo mejor de nosotros mismos cada día de nuestras vidas.

Es eso que nos impulsa a seguir adelante ante toda adversidad y lo que nos hace levantarnos cada mañana con ganas de comernos al mundo.

En las situaciones difíciles, nuestro propósito nos puede ayudar a superar los problemas.

El aprendizaje que nos da la vida. No hay mejor aprendizaje que el de los golpes de la vida, pensarás qué estoy loco, pero no.

Estar en el hoyo, jodido y en la mierda, puede ser la lección más valiosa que puedes aprender, es un duro golpe, pero en ocasiones es muy necesario.

Estuve casi un año durmiendo en un sofá, lo sé, no es debajo de un puente, no estaba tan jodido ¿o sí? pues comía cuando podía o mis compañeros de piso me regalaban comida, ganaba 100 euros al mes, no tenía papeles y nadie quería contratarme ¿Ahora sí se ves peor la situación no?

No me lo creerás, pero estar así me hizo valorar todo lo que tenía y perdí por mis equivocaciones, en ese momento no me rendí, sabía que podía salir adelante, y lo hice.

Hoy en día valoro todo lo que tengo por más mínimo que sea. Sé lo que es estar abajo y eso me ha enseñado un enorme aprendizaje.

La vida es caprichosa y puede sorprendernos en el momento menos esperado, hay que estar preparados y como dice el dicho “si la vida te da limones, haz limonada”.

Nos merecemos ser felices y tener éxito. Todos nos merecemos vivir en plenitud y ser felices, incluso tú, incluso yo.

No debemos permitir que unos baches en el camino nos quiten ese derecho.

El camino al éxito es largo y complicado, al principio es sencillo, estás en casa, en tu zona de confort, nada puede hacerte daño.

Después nos decidimos a empezar el viaje hacia nuestro destino que es el éxito, en el proceso nos encontramos obstáculos.

A veces el camino se tornará oscuro, peligroso, otros días será soleado, despejado. Sin embargo, eso no nos hace perder el rumbo, nosotros seguimos concentrados en nuestra meta porque sabemos que eso es lo que nos traerá la felicidad.

No tirarías la toalla a mitad de ese camino ¿O sí? solo piénsalo, en todo ese viaje has superado obstáculos, oscuridad, fracasos, decepciones.

No quieres quedarte varado en la nada, en un punto muerto, mereces lo mejor y llegar a tu destino para obtener el éxito que tanto ansías para ser feliz en la vida.

Fracasar es normal, nos enseña. Nadie llega al éxito sin haber fracaso en el camino, los fracasos nos enseñan muchas cosas, la más importante los errores que hemos cometido y que debemos evitar en el futuro.

No debes dejar que los fracasos hagan que te rindas, el fracaso es un proceso normal en la vida de las personas.

No conozco una sola persona exitosa que no haya fracasado antes de alcanzar la gloria, todos las personas de éxito que he estudiado a lo largo de mi vida han sufrido altibajos en su camino al éxito. Bill Gates, Steve Jobs, Albert Einstein, Jack Ma.

Todos estos nombres hoy en día no pasan desapercibidos, para ponerte un ejemplo, Jack Ma fue rechazado de Harvard 10 veces, si eso no es fracasar pues no sé lo que sea, ahora, estamos hablando del hombre más rico de China, imagínate si se hubiera rendido ya no digo a la primera, a la quinta o sexta.

Debemos ver al fracaso como un ingrediente necesario del éxito, nos enseña, nos corrige y nos hace mejores.

“Puedo aceptar el fracaso, todos fracasan en algo. Pero no puedo aceptar no intentarlo.”

Michael Jordan

ARTÍCULOS RECOMENDADOS