“No sé qué hacer con mi vida” – Arrojando luz en el asunto

Yo negligencié mi vida durante tanto tiempo que cuando quise cambiar, no sabía por donde empezar. Si pudiera volver al tiempo y aconsejar a mi pasado yo, le diría:

Cultiva buenos hábitos. No malgastes el tiempo.  Finaliza todo lo que empiezas. No dejes de leer buenos libros. Enfrenta a tus miedos. Desprecia todo lo fácil y cómodo. 

Tú tienes poder sobre tu mente, no sobre los acontecimientos. Date cuenta de esto, y encontrarás la fuerza. – Marco Aurélio

Si buscaste en Google “no sé qué hacer con mi vida” y llegaste hasta aquí, estás un paso más adelante del que yo estuve durante años, así que enhorabuena. 

Cómo encarrilar tu vida en 5 pasos:

  1. Define tus prioridades y deja de perder tiempo con lo que no es importante
  2. Cultiva buenos hábitos y poco a poco ve deshaciéndote de tus vicios
  3. Trae tu mente al presente siempre que ésta se ponga a dar vueltas
  4. Elige un sector, adquiere competencia en él y estabiliza tu economía
  5. Busca respuestas en libros: biografías, psicología, auto-ayuda y filosofía

¿Qué hago con mi vida?

Voy a serte franco, yo no tuve una historia especialmente difícil y aún así me dejé dominar por la apatía, desidia, desmotivación y cansancio constante. 

¿Sabes por qué? 

Ausencia de desafíos. Dejé de llevar una vida alineada con mis propósitos. 

No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba. – Séneca

En algún momento salí de mi camino y me dejé llevar por la sociedad, me dejé influenciar por la realidad de otros… Pasé a ponerme metas cada vez más pequeñas y a resignarme con “la realidad”.

Cuando empecé a limitarme, poco a poco mi mente fue cambiando su modus operandi de Encontrar soluciones a Centrarse en los problemas. Cuando aparecía un nuevo obstáculo ya no cogía mi bazooka y le abría un agujero para seguir adelante, sino que me resignaba a sentarme y auto-compadecerme.

¿Qué hacer cuando no sabes que hacer?

La vida nunca se vuelve insoportable por las circunstancias, sino sólo por falta de significado y propósito. – Viktor Frankl

  • NO dejes que el sedentarismo se convierta en parte de tu vida. Ésto logrará multiplicar todos tus problemas de manera exponencial. Cuando estamos de bajón o quemados del trabajo, o simplemente con la mente hecha un lío, solemos ser vulnerables a la desidia y letargia. La actividad física te ayudara a tener un cerebro saludable, algunos beneficios son: la regulación de tu estado de ánimo, mejora del sistema inmunitario y creación de nuevas neuronas que ayudarán a combatir y prevenir la ansiedad o el estrés.

  • NO vivas una vida impuesta por la sociedad o por tus padres. A veces algunas personas se sienten presionadas para tomar decisiones ya sea porque quieren satisfacer la voluntad de los padres, o bien por la programación mental que sufren desde niños, o porque “así es como funcionan las cosas en el mundo real”. Intentar agradar a los demás o seguir la “vía correcta” no vale la pena si para ello tienes que renunciar a ser el autor de tu vida.

  • NO te centres en obtener placer de fuentes artificiales de dopamina. Video-juegos, series, redes sociales y contenido para mayores de edad harán que te sientas “Bien” un momento, por el chute que te metiste de neurotransmisores pero luego tendrás un bajón de rebote que pueden dejarte hecho polvo. Además cuando vuelvas a la realidad te darás cuenta de lo vacío que estás y correrás el riesgo de viciarte en las múltiples formas de escapismo que el mundo moderno nos proporciona.

Claves para aclarar tu vida paso a paso

Este artículo trata realmente de mostrarte un proceso paso a paso para aclarar la incógnita de “no sé qué hacer con mi vida”, esos puntos pueden servirte de estructura para trabajar en tu vida y encontrar el camino, siempre es mejor actuar con una plan que improvisar siempre la marcha.

Pero… Nadie hará el trabajo por ti, eres tú quien debe tomar las acciones necesarias que pondrán tu vida en orden.

Ninguna persona es libre que si no es dueña de sí misma. – Epicteto

  1. Descubre tu estilo de vida ideal
    Para empezar, deberías hacerte algunas preguntas a ti mismo ¿te gusta tu trabajo? ¿estás satisfecho con lo que haces? ¿estás ganando el dinero que quieres? ¿te sientes realizado? ¿te sientes vacío? ¿sientes que algo te falta? Si respondiste sinceramente y piensas que la mayoría de ellas son respuestas negativas, empieza por encaminar tu vida hacia la persona que podría contestar esas preguntas en positivo.

  2. Sé honesto contigo mismo
    Arreglar tu vida puede ser difícil si no asumes que está rota. No finjas que todo está bien cuando no lo está. Es necesario que asumas toda la responsabilidad de tu vida hasta este punto. Admite que has tomado malas decisiones. Admite que no has estado trabajando tan duro como deberías. Sé brutalmente honesto, solo entonces podrás arreglar tu vida.

  3. Sal de tu zona de confort
    Tal vez no sepas lo que quieres hacer con tu vida porque todavía no has intentado lo que debes hacer. Y no sabrás si eso es cierto o no hasta que salgas y comiences a descartar las cosas. Si das un paso fuera de tu zona de confort, es posible que te sorprendas de lo mucho que termina por gustarte algo que nunca en un millón de años imaginaste hacer. 

  4. No tengas miedo al fracaso
    Nada te ralentizará más en tu búsqueda para averiguar qué hacer con tu vida que tener miedo al fracaso. Nunca serás capaz de concretar lo que te hace feliz si descartas todo porque te suena difícil. Aguantamos todo este tiempo porque continuamente cometemos errores, lo que nos hace conscientes de lo que se necesita cambiar para mejorar. Y es precisamente por eso que cometer errores es realmente importante para aprender en la vida. 

  5. Mantente fiel a tus valores
    Tus valores son lo más importante en tu vida, son lo que te van a definir como la persona que quieres llegar a ser, también serán el reflejo de lo que las otras personas percibirán en ti y cuando no sabes cuáles son tus valores, entonces esencialmente estás asumiendo los de otras personas y viviendo las prioridades de otras personas en lugar de las tuyas. Este es un boleto de ida a las relaciones malsanas y eventualmente a la miseria.

  6. Identifica lo que no aporta en tu vida y elíminalo
    Decidir lo que queremos puede ser difícil. Hay literalmente un número infinito de opciones, y como seres conscientes, tendemos a sufrir de una sobrecarga de elección. Esto puede llevar a la dilación, la ansiedad, la distracción y un montón de otras cosas poco saludables. Ya sea comida basura, videojuegos, navegación por internet, redes sociales, fiestas, etc. 

  7. Identifica exactamente lo que quieres
    Comenzar con lo que no deseas hace que las ideas fluyan y limita nuestras opciones un poco más para combatir la parálisis del análisis por exceso de “posibilidades”. Es hora de averiguar lo que realmente queremos. Olvídate de cualquier limitación, como el dinero, el tiempo o el estado en tu realidad actual. Si pudieras tener un genio mágico y pedir lo que quieras, independientemente de lo que sea, ¿qué sería?

  8. Cambia vicios por hábitos saludables
    Un vicio nunca será positivo en tu vida, debes poder cambiar, por ejemplo, tu estilo de vida podría definirse como una persona fiestera, lo cual no es malo, siempre y cuando se tenga la medida adecuada, empieza por hacer ejercicio, cuida tu salud, un cuerpo y mente sana son importantes, dan estabilidad, poco a poco verás como empieza a mejorar tu forma de vida.

  9. Lee libros que te inspiren
    Un gran libro puede cambiar toda tu vida. Los libros pueden inspirarte, expandir tu mente y abrir tus ojos a lo que es posible. Los grandes libros a menudo contienen años o décadas de conocimiento del autor. Si hay un camino determinado que estás buscando, hay un libro de alguien que ya lo ha hecho. Lee su historia, aprende de sus errores e internaliza sus conocimientos. Reflexiona acerca de las cosas que han llevado a estas personas al éxito.

  10. Motívate con otras personas
    Encuentra a personajes con los que te identifiques y aprende todo sobre ellos: su historia, lo que hicieron para tener éxito, sus puntos altos y bajos, su mentalidad para afrontar los problemas, etc. Sus historias te darán poder porque son personas normales como tú. Ver dónde comenzó alguien y qué hicieron para lograr grandes cosas te motivará a hacer lo mismo. Cuando lo hagas reflexiona qué cualidades tienen esas personas que te gustaría tener a ti, e intenta moldearlas según tu personalidad y carácter.

  11. Toma alguna forma de acción
    Ser exitoso no es un misterio. Todos sabemos qué hacer, pero la mayoría de nosotros no lo hacemos. Si quieres ser escritor, escribe mínimo 5 minutos diarios y ve incrementando ese tiempo poco a poco. Si quieres ponerte en forma, haz 5 flexiones todos los días nada más levantarte de la cama. ¡Haz algo! Aunque a principio te pueda parecer poco, irás desarrollando el hábito y poco a poco, tu cuerpo te irá pidiendo más de manera totalmente natural.

  12. Recuerda que no eres el centro del universo
    No eres el núcleo del planeta y la tierra no gira alrededor de ti, de hecho según la NASA, hay más de 2500 estrellas (piensa en algo parecido al sol) con planetas orbitando a su alrededor así que deshazte de esa idea egocéntrica tan común en nuestra sociedad actual; si te va mal es porque no estás haciendo lo suficiente para mejorar, si quieres tener éxito pon manos a la obra y empieza a cambiar tu vida.

  13. Reinvéntate constantemente
    Tu pasado no tiene que dictar tu futuro. Puedes reinventarte cuando lo desees. Te reinventas aprendiendo nuevas habilidades, cambiando tu forma de pensar y creando nuevos objetivos y temas para tu vida, busca nuevos horizontes, empieza a hacer actividades nuevas que antes no habías considerado como algún deporte de riesgo, hablar con un desconocido o escribir un libro.

  14. Retoma el control de tu vida
    Nunca controlarás tus circunstancias, pero siempre podrás controlar cómo reaccionas a ellas. Tendrás contratiempos y las cosas no irán a tu manera pero siempre tendrás control sobre las decisiones que tomas. Elimina la mentalidad de víctima. Tus dificultades te hacen fuerte, punto. Sin ellas no tendrías la piel dura ni la experiencia necesarias para lidar con la vida y mucho menos triunfar en ella.

Conclusión

Yo (y posiblemente medio mundo) también estuve bastante perdido sin saber qué hago con mi vida y por más que me gustaría darte una respuesta reveladora, me temo que no la hay. Lo mejor que puedes hacer para arreglar tu vida es ir mejorando la calidad de tus hábitos. Así fue como yo salí del agujero que me cavé.

Reflexiona sobre esos puntos, respira hondo, medita e intenta llegar a la raiz del asunto.

El propósito de la vida no es ser feliz. Es ser útil, honorable, tener compasión, conseguir haber vivido y haberlo hecho bien. – Ralph Waldo Emerson

Una vez te sientas confiante haciendo este ejercicio de reflexión atrévete a plantearte tus propias cuestiones, algunas harán que te sientas incómodo pero no las evites. Solo tú tienes la capacidad de tomar la acciones necesarias para mejorar tu vida, nadie más.

Cabe aclarar que si seguiste un camino erróneo durante demasiado tiempo, escribir “no sé qué hacer con mi vida” en Google no te dará las respuestas para arreglar años de vivir una vida incorrecta automáticamente. Deberás poner trabajo de tu parte si realmente deseas crear tracción suficiente para lograr un cambio significativo.

(CERO SPAM)

A veces nuestras mejores ideas... pues no las publicamos, ya sea por falta de tiempo o ganas de escribir un artículo entero de ello.

Suscríbete y quizá recibas algo interesante.

Reflexiones, experiencias y tips

¡Hola, soy Rodrigo!

Escribo consejos prácticos para amenizar la carga del día a día. Envíamos además contenido más personal una vez por semana. ¡Súscribete!