Estoicismo: una filosofía practica que resulta útil en la vida real

¿Has escuchado alguna vez la expresión “aguantar estoicamente”? estoy seguro de que sí, al escucharla nos viene a la mente una palabra con un significado potente y fuerte y que por su entonación debe significar algo poderoso. Estoicismo es esa palabra que todos necesitamos en nuestras vidas, te preguntarás ¿por qué? en este artículo vamos a hablar de una  de las corrientes filosóficas más importantes y que debemos adoptar en algún momento de nuestras vidas.

El estoicismo es una forma de vivir, la mayor parte de los seres humanos vivimos preocupados por las cosas que han pasado, que nos están pasando y que van a pasar, el pilar de esta escuela filosófica es

¿Qué es el estoicismo?

Una breve sinopsis y definición sobre esta escuela particular de filosofía helenística: el estoicismo fue fundado en Atenas por Zenón de Citium a principios del siglo III a. C., pero fue practicado por famosos como Epicteto , Séneca y Marco Aurelio . La filosofía afirma que la virtud (como la sabiduría) es la felicidad y el juicio debe basarse en el comportamiento, en lugar de las palabras. Que no controlamos y no podemos confiar en eventos externos, solo en nosotros mismos y nuestras respuestas.

El estoicismo tiene solo algunas enseñanzas centrales. Se propone recordarnos cuán impredecible puede ser el mundo. Qué breve es nuestro momento de la vida. Cómo ser firme, fuerte y en control de ti mismo. Y finalmente, que la fuente de nuestra insatisfacción radica en nuestra dependencia impulsiva de nuestros sentidos reflexivos más que en la lógica.

El estoicismo no se ocupa de teorías complicadas sobre el mundo, sino de ayudarnos a superar las emociones destructivas y actuar sobre lo que se puede actuar. Está construido para la acción, no para un debate interminable.

Tenía tres líderes principales. Marco Aurelio, el emperador del Imperio Romano, el hombre más poderoso de la tierra, se sentaba todos los días para escribirse notas sobre moderación, compasión y humildad. Epicteto soportó los horrores de la esclavitud para fundar su propia escuela donde enseñó a muchas de las mentes más grandes de Roma. Séneca , cuando Nerón se volvió hacia él y exigió su suicidio, solo pudo pensar en consolar a su esposa y amigos.

Pero no son solo esos tres: el estoicismo ha sido practicado por reyes, presidentes, artistas, escritores y empresarios. Tanto los hombres históricos como los modernos ilustran el estoicismo como una forma de vida.

Se decía que el rey prusiano, Federico el Grande, cabalgaba con las obras de los estoicos en sus alforjas porque podían, en sus palabras, “sostenerte en la desgracia”. Mientras tanto, Montaigne, el político y ensayista, tenía una línea de Epicteto tallada en la viga sobre el estudio en el que pasaba la mayor parte de su tiempo.

Los padres fundadores también se inspiraron en la filosofía. George Washington fue presentado al estoicismo por sus vecinos a la edad de diecisiete años, y luego, realizó una obra de teatro sobre Cato para inspirar a sus hombres en ese oscuro invierno en Valley Forge. Mientras que Thomas Jefferson tenía una copia de Séneca en su mesita de noche cuando murió.

Las teorías del economista Adam Smith sobre la interconexión del mundo —el capitalismo— fueron influenciadas significativamente por el estoicismo que estudió como un niño de escuela, bajo un maestro que había traducido las obras de Marco Aurelio.

El pensador político, John Stuart Mill, escribió sobre Marco Aurelio y el estoicismo en su famoso tratado sobre la libertad , llamándolo “el producto ético más alto de la mente antigua”.

El estoicismo difiere de la mayoría de las escuelas existentes en un sentido importante: su propósito es la aplicación práctica. No es una empresa puramente intelectual.

Es una herramienta que podemos usar para mejorar en nuestro oficio, mejores amigos y mejores personas.

Es fácil pasar por alto el hecho de que Marco Aurelio era el emperador romano sin absorber realmente la gravedad de esa posición. Los emperadores eran deidades, hombres comunes con acceso directo a riqueza ilimitada y adulación. Antes de llegar a la conclusión de que los estoicos eran hombres tristes y tristes, pregúntese, si fuera un dictador, ¿cómo sería su diario?

La escritura estoica está mucho más cerca de una sesión de yoga o un calentamiento previo al juego que a un libro de filosofía que un profesor universitario podría escribir. Es la preparación para la vida filosófica donde el estado mental correcto es la parte más crítica.

Los estoicos practicaron lo que se conoce como “ejercicios espirituales” y recurrieron a ellos para obtener fuerza.

(CERO SPAM)

A veces nuestras mejores ideas... pues no las publicamos, ya sea por falta de tiempo o ganas de escribir un artículo entero de ello.

Suscríbete y quizá recibas algo interesante.

Reflexiones, experiencias y tips

¡Hola, soy Rodrigo!

Escribo consejos prácticos para amenizar la carga del día a día. Envíamos además contenido más personal una vez por semana. ¡Súscribete!