El insomnio y sus consecuencias en esta cuarentena

  • Save

La pandemia del coronavirus nos ha hecho cambiar todo nuestro mundo al punto de darle un giro de 180°. Son situaciones a las cuales siempre hemos estado expuestos, pero que ni nos pasaban remotamente por la cabeza, al menos no estar sumergidos en una pandemia global. Una pandemia a la cual no se le ve un punto final cercano. Somos una sociedad la cual está acostumbrada a los dispositivos tecnológicos y más aún cuando la situación lo amérita. Sin embargo esto puede traer graves consecuencias para nuestra salud y patologías como el insomnio podrían aparecer.

Aceptémoslo, somos esclavos de estos aparatos y poco a poco se han convertido en algo indispensable para nuestras vidas, hasta cierto punto somos dependientes de lo tecnológico. Esto no es del todo malo, muchas veces nos facilitan la vida, pero otras las usamos de forma innecesaria. En estos tiempos de aislamiento social debemos tener cuidado con la sobre exposición a los dispositivos electrónicos. Uno de los problemas que puede ocasionar la exposición prolongada a estos aparatos es el insomnio.

¿Qué es el insomnio?

El término insomnio se ha usado de diversas maneras en la literatura médica. Con frecuencia definimos al insomnio como la dificultad para poder dormir. Por ejemplo, hay estudios avalados por encuestas que definen al insomnio como una respuesta positiva a las preguntas ¿experimentas dificultad para dormir? o ¿tienes dificultades para quedarte dormido?

El insomnio, que en latín significa “no dormir”, es la incapacidad de conciliar el sueño o permanecer dormido. El insomnio también se usa para describir la condición de despertarse sin sentirse restaurado o renovado. Según el Dr. Mark Mahowald, Profesor de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota y Director del Centro Regional de Trastornos del Sueño de Minnesota en el Centro Médico del Condado de Hennepin, el insomnio se refiere a la incapacidad de dormir lo que nuestro cuerpo necesita individualmente para despertarse. Un descanso correcto.

En la literatura sobre el sueño, el insomnio en muchas ocasiones se usa como un término para describir la presenciad de evidencia polisomnográfica de sueño alterado. Por lo tanto, la presencia de una latencia de sueño prolongada, despertares nocturnos frecuentes o períodos prolongados de vigilia durante el periodo de sueño se consideran evidencia de insomnio.

Por eso es que se ha llegado a pensar que el insomnio se puede considerar un síntoma o en su defecto un signo. Sin embargo, el término insomnio se debe usar como un trastorno con los siguientes criterios de diagnóstico:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Permanecer dormido o dormir sin restauración
  • La dificultad está presente a pesar de las oportunidades y circunstancias adecuadas para dormir
  • Esta alteración está asociada con estrés o angustia durante el día
  • La dificultad ocurre al menos 3 veces por semana
  • Ha sido un problema durante al menos un mes

Se puede considerar un trastorno de sueño?

Pero ¿cómo sabemos que el insomnio es un trastorno? ¿qué es lo que califica como aquello? veamos. Un trastorno es una afección asociada con consecuencias negativas y, lo que es más importante, estas consecuencias no son el resultado normal de esa afección. Más bien son el resultado de algún tipo de respuesta patológica. Las consecuencias del insomnio no pueden ser simplemente catalogadas como una consecuencia normal de pérdida del sueño.

El insomnio puede ser un trastorno por derecho propio, pero a menudo es un síntoma de alguna otra enfermedad o afección. La mitad de todos los que han experimentado insomnio atribuyen el problema al estrés y la preocupación. En el caso del insomnio inducido por el estrés, el grado de perturbación del sueño depende de la gravedad y la duración de la situación estresante.

A veces esto puede ser un hecho perturbador, como la pérdida de un ser querido, la pérdida de un trabajo, la discordia matrimonial o de relación o un hecho trágico. La anticipación de cosas como bodas, vacaciones o días festivos también puede perturbar el sueño y dificultar el sueño o permanecer dormido. También puede ocurrir con el desfase horario, el trabajo por turnos y otros cambios importantes en el horario.

La patología que más se padece en Estados Unidos

El insomnio es la queja de sueño más común entre los estadounidenses. Puede ser agudo, durar de una a varias noches, o crónico, incluso durar meses o años. Cuando el insomnio persiste durante más de un mes, se considera crónico. Según el Centro Nacional de Investigación de los Trastornos del Sueño de los Institutos Nacionales de Salud, aproximadamente el 30-40% de los adultos dicen que tienen algunos síntomas de insomnio en un año determinado, y aproximadamente el 10-15 por ciento de los adultos dicen que tienen insomnio crónico.

Las personas que tienen problemas para dormir todas las noches sin excepción durante meses o años son bastante raras. Con mayor frecuencia, las personas experimentan insomnio crónico intermitente, lo que significa dificultad para dormir durante algunas noches, seguido de unas pocas noches de sueño adecuado antes de que el problema regrese.

¿Cómo saber si padeces insomnio?

Si tienes dificultades para dormir, es esencial determinar si una enfermedad o afección subyacente está causando el problema. A veces, el insomnio es causado por dolor, problemas digestivos o un trastorno del sueño. El insomnio también puede indicar depresión o ansiedad. Muchas veces, el insomnio exacerba la condición subyacente al dejar al paciente fatigado y con menos capacidad para hacer frente y pensar con claridad. Para el insomnio relacionado con una afección médica o dolor, pregúntale a tu médico sobre los analgésicos nocturnos.

Si tus problemas para dormir se limitan a la dificultad para conciliar el sueño, es posible que la hora que elijas para dormir no esté sincronizada con tu reloj biológico. Los procesos biológicos que inician y mantienen el sueño en humanos están activos durante toda la noche. Sin embargo, oponerse a esta tendencia al sueño es la acción de alerta del reloj biológico que está activo durante todo el día. Cuando el reloj biológico esté activo a la hora de acostarse programada, tendrás insomnio de inicio de sueño.

La prevalencia del insomnio es mayor entre las personas mayores y las mujeres. Las mujeres sufren pérdida de sueño en relación con la menstruación, el embarazo y la menopausia. Las tasas de insomnio aumentan en función de la edad, pero con mayor frecuencia la alteración del sueño es atribuible a alguna otra afección médica.

Algunos medicamentos pueden provocar insomnio, incluidos los que se toman para:

  • Resfriados y alergias
  • Alta presión sanguínea
  • Enfermedad del corazón
  • Enfermedad de tiroides
  • Control de la natalidad
  • Asma
  • Medicamentos para el dolor
  • Depresión (especialmente antidepresivos ISRS)

Algunos trastornos comunes del sueño, como el síndrome de piernas inquietas y la apnea del sueño, también pueden provocar insomnio.

Dormir es tan esencial como la dieta y el ejercicio. El sueño inadecuado puede provocar fatiga, depresión, problemas de concentración, enfermedades y lesiones.

Los síntomas del insomnio

Si crees que puedes padecer de insomnio lo más recomendable es que estés pendiente de los síntomas que te mostramos a continuación.

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Despertarse frecuentemente durante la noche
  • Dificultad para volver a dormir
  • Despertarse muy temprano en la mañana
  • Sueño reparador
  • Somnolencia diurna
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad

El insomnio tecnológico

Las luces que generan nuestros dispositivos tecnológicos como nuestros teléfonos móviles, ordenadores, ipads y televisiones también nos están afectando a la hora de conciliar el sueño. Es normal que en estos días de confinamiento nuestra atención este sobre estos aparatos, si no estamos viendo la tv, estamos trabajando en el ordenador o mirando el móvil.

Si antes de la pandemia nos sobre exponíamos a estas luces, ya con el aislamiento hemos triplicado la exposición y gradualmente nos empieza a afectar. Una de las consecuencias es la de no poder dormir, las luces que generan estos dispositivos te mantienen despierto, esto es debido a que estas luces inhiben la producción de la hormona del sueño, la melatonina.

Para evitar este problema los expertos recomiendan que dejemos de mirar las pantallas de nuestros aparatos dos horas antes de dormir. Lo cual, al vernos aislados en casa puede parecer complicado. Lo más recomendable es despertar temprano y que nuestros ojos reciban la luz natural, como lo es el sol. También debemos reducir la exposición a los dispositivos tecnológicos o empezar a usar los modos oscuros que algunos teléfonos han integrado a sus productos.

Uno de los software más efectivos para combatir esta sobre exposición es el de Iris Tech. Su creador Daniel Georgiev explica que nuestra vista está hecha para mirar objetos lejanos. Leer y usar la computadora no es normal. Esto ha hecho que aumenten los problemas oculares. Daniel pasaba mucho tiempo delante de su computadora, un día se dio cuenta los problemas que esa exposición tan habitual le traían y decidió crear su propio software. “Iris” te ayuda a eliminar la luz azul con filtros especializados para relajar nuestra visión. En las noches “Iris” podrá ayudarte a evitar la luz que eleva nuestro cortisol y nos impide conciliar el sueño correctamente.

Tratamientos contra el insomnio

Si no se trata, el insomnio está relacionado con una mayor enfermedad o morbilidad. Existe una gran cantidad de investigaciones que indican que las personas con insomnio tienen peor salud en general, más ausentismo laboral y una mayor incidencia de depresión. La privación del sueño no es insomnio. En realidad, no está claro que los insomnes “pierdan el sueño”, especialmente cuando es primario. Muchos no exhiben angustia o síntomas durante el día. Aunque las personas con insomnio agudo pueden experimentar somnolencia diurna, la mayoría de los pacientes con insomnio crónico experimentan una sensación desagradable de excitación excesiva durante el día.

Si tienes dificultades para dormir, considera si un evento o un estrés particular podrían ser la causa. De ser así, el problema se puede resolver a tiempo. Si no es tu caso, y el problema persiste durante algunas semanas o más, o si experimentas angustia e incomodidad como resultado del insomnio, habla con tu médico acerca de tus síntomas. Lleva contigo un registro de tu sueño, niveles de fatiga durante el día y cualquier otro síntoma que puedas tener.

Existen varios enfoques para tratar el insomnio. Un profesional de la salud te preguntará sobre tu experiencia de sueño, tu horario de sueño y tu rutina diaria. Se puede solicitar un historial médico completo y un examen físico.

Debido a la estrecha conexión entre el comportamiento y el insomnio, la terapia conductual a menudo es parte de cualquier tratamiento para el insomnio. Esto se debe a que las personas con insomnio pueden comenzar a asociar ciertos estímulos relacionados con el sueño con estar despiertos. Por ejemplo, las rutinas a la hora de acostarse o el dormitorio en sí pueden vincularse con la ansiedad para una persona que está experimentando insomnio porque temen pensar en otra noche de insomnio. Una combinación de varios tratamientos conductuales suele ser el enfoque más efectivo. Algunos ejemplos de tratamientos conductuales son:

  • Terapia de control de estímulo: creando un ambiente de sueño que promueve el sueño
  • Terapia cognitiva: aprender a desarrollar pensamientos y creencias positivos sobre el sueño.
  • Restricción del sueño: seguir un programa que limita el tiempo en la cama para dormir y permanecer dormido durante toda la noche
  • Las técnicas de relajación, como el yoga, la meditación y las imágenes guiadas, pueden ser especialmente útiles para preparar el cuerpo para dormir. El ejercicio, hecho temprano en el día, también puede ser útil para reducir el estrés y promover un sueño más profundo.

Las terapias conductuales por sí solas pueden no ser suficientes. Tratar el insomnio con ayudas para dormir es el tratamiento más común para estos problemas de sueño, particularmente una vez que se ha probado una combinación de enfoques conductuales. Los medicamentos para dormir para el tratamiento del insomnio se llaman hipnóticos. Solo deben tomarse cuando:

  • La causa de su insomnio ha sido evaluada
  • Los problemas para dormir están causando dificultades con sus actividades diarias.
  • Se han abordado los comportamientos apropiados para promover el sueño.

Medicamentos hipnóticos

Todos los hipnóticos inducen el sueño y algunos ayudarán a mantenerlo. Trabajan actuando en áreas del cerebro que se cree están involucradas en la promoción del sueño. Son las drogas de elección porque tienen el beneficio más alto y el riesgo más bajo como drogas que promueven el sueño. Habla con tu médico sobre los posibles efectos secundarios de tomar hipnóticos, como sedación matutina, problemas de memoria, dolores de cabeza, sonambulismo y una o dos noches de sueño deficiente después de suspender el medicamento.

Las mujeres que están embarazadas o amamantando no deben tomar hipnóticos. Habla con tu médico sobre cómo lidiar con el insomnio durante este tiempo.

Finalmente, practicar una buena higiene del sueño puede mejorar la calidad de tu sueño y puede evitar que llegues a padecer trastornos de sueño o insomnio. Durante este periodo de aislamiento debemos enfocarnos a que lo más importante es mantenernos lo más sanos posibles. Suficiente tenemos con el coronavirus para preocuparnos por otros problemas graves como puede llegar a serlo el insomnio.

Es difícil, pero no imposible, nuestra salud está muy por encima de las demás cosas, si no tenemos salud no tenemos nada. Ahora te toca a ti, si con este artículo te has dado cuenta de que puedes estar padeciendo de insomnio o tienes principios de trastorno del sueño, no dudes en cambiar tus hábitos. Si persisten los síntomas consulta a tu médico de confianza, el podrá ayudarte con tu problema, esta es solo una guía para explicar un poco acerca de esta molesta enfermedad y como prevenirla y curarla. Ánimo que ya queda poco, nos vemos del otro lado.

Fuentes:

https://www.sleepfoundation.org/

 

Autor

  • Save
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba
Share via
Copy link