Cómo hackear tu inteligencia

  • Save

Muchas veces pensamos que la inteligencia viene de nacimiento, sin embargo, muchos estudios han demostrado que no es un rasgo establecido sino una capacidad cambiante y flexible que sirve para poder aprender y estimular a nuestro cerebro obteniendo un progreso continuo.

Aunque no lo creas existen hábitos para hacer más inteligente a nuestro cerebro, hay que recordar que la mente es un musculo y se tiene que ejercitar constantemente para evitar su atrofia.

No importa la edad que tengas, siempre podrás alimentar a tu mente para ser más inteligente y seguir desarrollando tus capacidades cognitivas.

¿Qué es el intelecto?

La inteligencia se divide en dos tipos, la inteligencia cristalizada y la inteligencia fluida. Antes de empezar con el artículo, es importante conocer las diferencias entre estos dos tipos de inteligencia.

Inteligencia cristalizada. Es la que incluye a nuestras habilidades, conocimiento y vocabulario, aumenta con el paso del tiempo y al ir envejeciendo.

Inteligencia fluida. Se le conoce también por el nombre de razonamiento fluido, es la que nos permite la capacidad de razonamiento y pensamiento abstracto.

Existen hábitos muy simples que podemos aplicar en nuestras vidas para ayudarnos a crecer nuestra mente y ser más inteligentes. Si quieres conocer los hábitos que te ayudarán a ser más inteligente sigue leyendo.

Hack #1

Realiza actividades que estimulan tu cerebro

Ejercicio físico. Durante una rutina de ejercicio intenso iniciamos el proceso llamado neurogénesis, que viene a ser basicamente el nacimiento de nuevas neuronas.

Lectura La lectura estimula a nuestro cerebro y lo mantiene sano, además te ayuda en otros aspectos; mejora tu vocabulario, escritura, habilidades sociales y te abre las puertas a un mundo lleno de sabiduría.

Estudiar un segundo idioma. Tus sentidos se aceleran cuando empiezas a estudiar el aprendizaje de una nueva lengua, tu cerebro se vuelve más fuerte cuando los retos son más complejos y por ende tu inteligencia aumenta de manera considerable.

Meditación. Cuando meditamos nos introducimos en un mundo apartado de las distracciones y creamos nuevas neuronas. Algunos de los beneficios son: mejor función cerebral, mayor capacidad de aprendizaje y concentración así como una memoria más potente.

Socializa con gente intelectual. La diversidad de opiniones y experiencias agudiza el cerebro. Si quieres crecer debes exponerte a entornos desafiantes y que te permitan la oportunidad de aprender. No pierdas el tiempo con personas que te hacen sentir mal y no te aportan nada.

Actividad sexual. Aunque parezca broma, es real que tener relaciones sexuales puede ayudarnos a aumentar el rendimiento de nuestro cerebro, se ha descubierto un vinculo entre la frecuencia sexual y la inteligencia, mientras más frecuente sea la actividad sexual, más se agudizará nuestro sistema cognitivo.

Explora lugares nuevos. Al conocer lugares nuevos podemos aprender muchas cosas ya que le ofrecemos a nuestro cerebro nuevos escenarios y nuevos retos, con esto podemos aprender a resolver problemas de una mejor manera y eso hará que nuestro cerebro sea más potente a largo plazo.

Escucha música clásica. Estas melodías aumentan nuestro enfoque y nos mantienen en calma cuando tratamos de resolver problemas, esto hace que nuestro cerebro se esfuerce más y trabaje al máximo.

Gestiona mejor tu tiempo. Desconecta del mundo tecnológico, apaga tu teléfono los fines de semana, haz una lista de tus prioridades y realiza tus tareas en orden de importancia, dedica tiempo a tus proyectos, pero cuando sientas que estás estancado, date tiempo para tomar un descanso, tu cerebro te lo agradecerá.

Toca un instrumento. Tocar regularmente un instrumento cambia la forma y el poder de nuestro cerebro, mejora en última instancia nuestras capacidades cognitivas. Esto se debe a que las áreas que nuestra mente usa para procesar y reproducir la música son las mismas que se encargan de controlar nuestras habilidades motrices, la audición y nuestra memoria.

Videojuegos. Hay estudios que sugieren que aumentan la capacidad de reacción de las personas, también la toma de decisiones, maximizan nuestra agudeza visual y nuestra capacidad para percibir las formas y los colores. Jugar videojuegos de acción ayuda a mejorar tu inferencia probabilística, lo cual es la capacidad de inferir rápidamente la probabilidad de que una respuesta sea correcta cuando tienes evidencia limitada.

Dibujar. Las artes visuales potencian nuestro cerebro e impulsan nuestra inteligencia, es una gran forma de aprender habilidades nuevas y creativas. El dibujar nos permite forzar a nuestra mente a esforzarse para imaginar algo que queramos transmitir en un lienzo o papel. Esta actividad puede ser muy beneficioso para nuestro desarrollo mental.

Escribe tus notas a mano. Cuando redactas tus notas con tu puño y letra aprendes más rápido porque la información la retienes durante más tiempo y comprendes mejor las nuevas ideas, al hacerlo lo más probable es que todo lo que leas o escuches lo grabes en forma automática en tu cerebro.

Enseña lo que sabes. Se ha demostrado que los estudiantes que enseñan a otros se esfuerzan mucho más por comprender mejor el material, recordarlo y aplicarlo mejor a las situaciones reales. Al enseñar a otros, refuerzas tu aprendizaje y si haces esto, tu cerebro se volverá más inteligente a la larga.

Sé creativo. La creatividad nos abre la posibilidad de enseñarle a nuestro cerebro nuevas posibilidades y formas de resolución de problemas. Al convertirte en una persona creativa te enfocas en estar en constante creación de escenarios nuevos y desafiantes para tu mente, lo cual elevará el potencial de tu cerebro.

Respiraciones hondas. Cuando inhalamos aire lo que hacemos es llevar oxigeno a nuestro cerebro y eso muy importante en momentos en los que estemos con mucha tensión. Una respiración honda y profunda puede ayudar a calmar a nuestra mente y relajarla, lo cual puede ayudar a evitar su sobrecarga.

Escucha audiolibros. Los audiolibros estimulan nuestro aprendizaje y mejoran nuestra capacidad cerebral, muchas veces no tenemos el tiempo de leer libros, así que esta es una gran opción para aprender lecciones valiosas. Puedes escuchar un audiolibro mientras caminas por la mañana, haces tu rutina de ejercicio, cocinas o comes.

Arma un cubo de rubik. Si quieres un verdadero reto mental el cubo de rubik es para ti, este dispositivo obliga a tu cerebro a memorizar de manera rápida las diferentes soluciones que puede tener su armado, genera un pensamiento sistemático para comprender cómo funciona cada pieza del puzzle, podemos decir que te enseña a ser más inteligente en función de tu avance.

Escribe un blog. Al crear tu propio blog te obligas a entrenar a tu cerebro ya que lo que lees y escribes lo aprendes de una manera más profunda y directa. Bloguear es una fuente de aprendizaje infinito, todo lo que hay ahí sumará a tu conocimiento e incluso la interacción con otras personas y sus criticas te enseñarán día con día cosas nuevas.

Convéncete a ti mismo de que eres inteligente. Si tu crees que eres intelectual entonces lo serás, debes indicarle a tu cerebro cosas que pueda relacionar como positivas, mientras más nutras a tu cerebro de estos pensamientos, más se elevará tu capacidad cerebral, caso contrario si tu piensas que eres tonto pues le estarás indicando a tu mente cosas negativas y en un tiempo las tomará como algo normal.

Aprovecha el silencio. El silencio restaura nuestros recursos cognitivos y puede desarrollar nuevas células en nuestra región del hipocampo. Se ha demostrado que cuando estamos en silencio nuestro cerebro está constantemente en una evaluación de la información.

Usa varios sentidos a la vez. Intenta realizar actividades que involucren a todos tus sentidos, eso hará que tu cerebro se fortalezca. Cuando hagas algo trata de usar tus sentidos al mismo tiempo, usa tu olfato, tu vista,tu tacto, tu gusto y tu oído.

Ilusiones ópticas. Algunos investigadores usan las fotografías y el arte con ilusiones ópticas para entrenar estudiantes a que aprendan a ver las cosas de distintas maneras, este tipo de efectos desarrolla nuestras funciones cognitivas y aumenta nuestra capacidad cerebral.

Hacer malabarismo. Científicos de la Universidad de Oxford han comprobado que los malabares ayudan a cambiar la estructura de nuestro cerebro. A través de un estudio en el 2009 se demostró que las personas que hacen malabarismo mostraron un aumento del 5% en la materia blanca en una parte de nuestro cerebro llamada surco intraparietal, la cual es la parte que se encarga de alcanzar y agarrar objetos en nuestra visión periférica.

Visualizaciones. Hay estudios como el de Sirini Pillay de la Universidad de Harvard que demuestran que la visualización y la acción están íntimamente conectadas, involucrando la corteza motora. Si pensamos que nuestro cuerpo está haciendo algo, éste activa la corteza motora directamente. Es tan poderoso que esas imágenes se quedan en nuestra mente clavadas como ideas que podemos desarrollar tarde o temprano.

Aprende a bailar. Aprender nuevos pasos de baile puede ser beneficioso para tu cerebro ya que aumenta la velocidad de procesamiento y la memoria. Al aprender a bailar nuestra mente entra en un constante aprendizaje en el que la clave es la retención de lo que nos enseñan para reproducirlo de la mejor manera.

Hack#2

Si quieres una mente inteligente deshazte de hábitos negativos que destruyen neuronas

Exceso de tecnología. Los nuevos aparatos tecnológicos nos hacen la vida más sencilla y eso ha hecho que no nos esforcemos al máximo a la hora de complementar nuestras actividades. Esa dependencia tecnológica que tenemos, frena nuestra mente a la hora de resolver problemas y adaptarse a nuevos entornos. Alejarte de la tecnología hará que te valgas solamente de tu cerebro y podrás seguir entrenándolo para la hora de resolución de problemas mayores.

Dormir mal. Así como nuestro cuerpo, nuestro cerebro también necesita desconectar y descansar adecuadamente, el sueño es esencial para para tener una función cognitiva en óptimas condiciones. Mientras dormimos nuestro cerebro consolida nuestros recuerdos del día y mejora nuestra capacidad de aprendizaje para recibir información nueva. El no tener un descanso adecuado puede mermar nuestra memoria y a la larga ocasionarnos problemas de salud.

Alimentos procesados. En un principio pueden hacerte sentir muy bien, pero con el paso de las horas el bajón será importante y una de las partes que más sufre es tu cerebro. La comida procesada afecta nuestro rendimiento de energía y hace que nuestro cerebro se sienta fatigado y lento.

No beber suficiente agua. La hidratación es crucial para nuestra función cerebral. Si no tenemos suficiente agua en nuestro cuerpo podríamos padecer de pérdida de memoria y confusión. El 75% en nuestro cerebro es agua y es por eso que necesita una cantidad considerable para mantenerlo activo y funcionando al 100%.

Fumar mucho. La nicotina puede hacer que el cerebro crea que hay demasiados neurotransmisores de acetilcolina, los cuales son responsables de la respiración, nuestra memoria, el estado de alerta, movimiento muscular y nuestra frecuencia cardíaca. Fumar deteriora la producción natural de los receptores correspondentes.

Ver reality shows. Está demostrado que este tipo de shows denominados “televisión basura/chatarra” dañan a nuestro cerebro y en ocasiones nos puede volver más groseros según la psicóloga Marcia Sirota. Sumado a esto, algunos neurocientíficos japoneses han respaldado la teoría de Sirota demostrando que la visualización en exceso de estos programas altera la estructura cerebral de los niños, esto respalda los hallazgos de muchos estudios hechos con anterioridad sobre coeficiente intelectual verbal más bajo, así como una mayor agresividad .

Trabajar enfermo. Cuando nos enfermamos es imposible que nuestra mente funcione al 100% y por ende no podremos enfocarnos en lo que hacemos. Lo peor que puedes hacer por tu cerebro cuando estás enfermo es forzarlo más, y digo más porque en ese periodo tu cuerpo está dedicado exclusivamente a la misión de la curación, si forzamos a nuestro cerebro durante ese tiempo podría debilitar nuestro sistema inmunológico y lo haría más susceptible a enfermedades.

Beber alcohol en exceso. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Oxford y el University College London comprobaron que el alcohol es nocivo para el cerebro. Este estudio analizó la capacidad cognitiva en más de 500 personas adultas durante tres décadas. Se descubrió que las personas que tomaban entre 15 y 20 bebidas de alcohol por semana, elevaban su posibilidad de sufrir atrofia del hipocampo hasta tres veces más, al igual que daño en la memoria y la navegación espacial. Con el alcohol nuestro cerebro se inflama y deja de funcionar correctamente, esto produce perdida de memoria y algunas otras funciones cognitivas se deterioran con el consumo excesivo.

Consumir mucha azúcar. Mucha azúcar en nuestra sangre por un periodo largo puede perturbar nuestra capacidad de absorción de proteínas y nutrientes. Esto provoca una afección que se denomina desnutrición y altera el crecimiento de nuestro cerebro. La ingesta en exceso de productos azucarados como los dulces y chocolates debilita a nuestro cuerpo y elimina los nutrientes adecuados en nuestra sangre. Por lo tanto, no proporciona los nutrientes suficientes a nuestro cerebro e impide su desarrollo.

Mucha sal. La sal también es un enemigo para nuestro cerebro, en exceso este condimento puede generar presión arteria alta y eso aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral que afectaría a nuestro cerebro permanentemente.

La soledad. Todos estamos conectado y las relaciones sociales son muy importantes. Estar solo puede provocar estrés y procesos inflamatorios en el cerebro. Tener amigos y un circulo social hacen que nos sintamos más felices y productivos, además nos hace menos propensos a sufrir daños cerebrales y Alzheimer. Si te sientes solo encuentra actividades que te permitan interactuar con otras personas, encuentra círculos sociales y no solo ayudarás a aumentar tus habilidades sociales sino que de paso estarás ayudando a que tu cerebro no se deteriore.

Hack#3

Consume super alimentos para el cerebro

Existen algunos alimentos que pueden potenciar tu inteligencia, está comprobado que los alimentos con una alta cantidad de grasas saludables pueden mejorar el poder de nuestro cerebro. Comidas como el aguacate, el salmón, las nueces, las almendras y las avellanas, son ricas en proteína y contienen un alto nivel de grasas monoinsaturadas. Estas grasas mejoran nuestras funciones cognitivas y además nos dan una mayor resistencia para afrontar el día. Hay otros alimentos como el aceite de oliva, los huevos, el vino tinto en pequeñas cantidades, el chocolate negro, los arándanos y el café que también ayudan a nuestra actividad cerebral. Incluye estos alimentos en tu dieta y empezarás a observar como crece tu inteligencia.

Pescado graso. Nuestro cerebro usa cerebro usa omega-3 para construir células cerebrales y nerviosas, y estas grasas son esenciales para el aprendizaje y la memoria, nuestro cerebro está conformado en un 60% de grasa y la mitad de ella es del tipo omega-3. Hay estudios que han demostrado que las personas que comen pescado regularmente han desarrollado más materia gris en su cerebro, esta materia es la que contiene la mayoría de las celular nerviosas que controlan nuestras tomas de decisiones, la memoria y las emociones.

Arándanos. Los arándanos entregan antocianinas, un grupo compuesto por vegetales que tienen efectos antinflamatorios y antioxidantes, estos actúan contra el estrés oxidativo y la inflamación, estas afecciones pueden provocar el envejecimiento cerebral y las enfermedades neurodegenerativas. Se ha demostrado que algunos de los antioxidantes en los arándanos se acumulan en el cerebro y ayudan a mejorar nuestra comunicación en las células cerebrales.

Aguacates. Los aguacates son una fuente de grasas insaturadas de las que se denominan saludables, este alimento apoya al cerebro a desarrollarse mejor. Las grasas insaturadas pueden reducir la presión arterial alta y evitar el deterioro cognitivo. Mejoran considerablemente la memoria y la concentración. También previenen los coágulos sanguíneos en nuestro cerebro y la disfunción cerebral que causa la diabetes.

Brócoli. Este vegetal está lleno de potentes compuestos que incluyen antioxidantes . Es muy rico en vitamina K y nos proporciona más del 100% de la ingesta diaria que se recomienda en solo una taza. La vitamina que nos da el brócoli es la liposoluble y es esencial para formar esfingolípidos, el cual es un tipo de grasa que se encuentra densamente empaquetada en nuestras células cerebrales. El brócoli ayuda a una mejor memoria según algunos estudios que se han realizado en personas mayores. También tiene una serie de compuestos que lo hacen ser una especie de desinflamatorio y contiene antioxidantes que ayudan a proteger a nuestro cerebro contra el daño cognitivo.

Chocolate negro. El chocolate negro contiene un tipo de antioxidante en gran cantidad llamado flavonoide, este tipo de antioxidante que se encuentra en el cacao son muy buenos para el cerebro. Pueden alentar al crecimiento de las neuronas y los vasos sanguíneos en las partes del cerebro que se involucran con la memoria, el aprendizaje y también estimulan el flujo de sangre en nuestro cerebro. Comer chocolate negro puede mejorar la plasticidad del cerebro, la cual es vital para nuestro aprendizaje.

Comer naranjas. La naranja contiene un alto nivel de vitamina C, la cual es importante para prevenir el deterioro cerebral. La vitamina C en grandes cantidades puede ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades cerebrales como el Alzheimer, comer una naranja mediana al día te proporcionará toda la vitamina C que necesitas.

Huevos. Los huevos son otra fuente de alimentación que aparte de aportarnos proteína, mantienen saludable a nuestro cerebro ya que contienen muchos nutrientes que son beneficioso para el sistema cognitivo, entre los que se encuentran las vitaminas B6 y B12, el ácido fólico y la cólina. Esta última es un micronutriente que el cuerpo utiliza para crear acetilcolina, el cual es un neurotransmisor que ayuda a regular nuestro estado de ánimo y la memoria.

Nueces. Comer nueces es muy beneficioso para la salud de nuestro corazón y eso por consecuencia le da salud a nuestro cerebro también. Los frutos secos pueden ayudar a la función cognitiva e incluso ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas. Las nueces contienen una gran fuente de antioxidantes, grasas saludables y vitamina E, la cual se encarga de proteger a nuestras membranas celulares del daño de radicales libres, ayudándolo a disminuir el deterioro mental.

Hack#4

Investiga qué suplemento podría beneficiar a tu mente

Té verde. Esta bebida puede ayudar de gran manera a nuestra función cerebral, posiblemente se deba a la cafeína que contiene en pequeñas cantidades. El té verde también contiene galato de epigalocatequina (EGCG), el cual es un químico que mejora la función celular neurológica y previene enfermedades cerebrales degenerativas. De igual forma, el té verde aumenta la atención y la memoria de trabajo. Esto se deba quizá a la combinación de componentes beneficiosos, en lugar de una sola sustancia.

Romero. El oler esta planta puede ayudarnos a aumentar nuestra agilidad mental y nuestro rendimiento, las propiedades en el aceite del romero son beneficiosas para ayudar a recordar tareas y su aroma puede hacer que mejore nuestra memoria a largo plazo hasta en un 75%. Ya no le dirás que no a las gitanas que te ofrecen en cada esquina una ramita de romero, pero aún así te recomendamos mejor comprarla en la frutería.

Brahmi. Esta hierba rejuvenece el cerebro y el sistema nervioso. Ayuda a los dos lados del cerebro a trabajar conjuntamente. La hierba mejora todos los aspectos de nuestro funcionamiento mental, también incluye la capacidad de aprender nueva información y ayuda a retener lo aprendido y a nuestra capacidad de recordar las cosas. Este suplemento nos ofrece un doble beneficio porque hace que respaldemos nuestra inteligencia y reducir los efectos del estrés en nuestra mente.

Hierbabuena. Esta planta es un estimulante que anima nuestra mente y es de los mejores aceites para ayudarnos a aumentar nuestra energía, creatividad y aprendizaje.

Gotu Kola. La hierba ayuda a nuestro cerebro en un alto grado porque tiene gran impacto en su funcionamiento. También nos puede ayudar a equilibrar el cerebro y a todos los aspectos de su funcionamiento, es mejor conocido por su capacidad de mejorar la circulación sanguínea y la memoria.

Cúrcuma. La cúrcuma mejora nuestra función cerebral, en especial nuestras áreas de la memoria y la capacidad de atención. Está demostrado que la curcumina aumenta los niveles de nuestra hormona cerebral BNDF, y eso aumenta el crecimiento de neuronas nuevas, también se encarga de combatir varios procesos degenerativos en nuestro cerebro.

Ginkgo Biloa. Se dice que el Ginkgo Biloa ayuda a la capacidad de desarrollo del sistema cognitivo ya que estimula la circulación y el flujo sanguíneo de nuestro cerebro. Una investigación publicada por el Journal of Alzheimer’s Disease en el año del 2015, menciona que un extracto de este elemento llamado EGb761 se puede usar para disminuir la cognición entre pacientes que tienen síntomas neuropsiquiatricos y también del deterioro cognitivo y la demencia.

Ashwaghandha. Esta hierba ayuda a reducir los efectos del exceso de trabajo, es una de las mejores para promover nuestra claridad mental y nuestro funcionamiento cognitivo. Aumenta la memoria del cerebro y apoya al sistema inmunológico. La Ashwaghandha hace maravillas en cuanto al agotamiento nervioso y protege a nuestro cerebro contra el deterioro de las células cerebrales.

Ginseng. Esta planta es muy popular entre las hierbas medicinales, contiene químicos antinflamatorios que se denominan ginsenósidos. Un estudio que se hizo público en el año del 2018, descubrió que estos químicos pueden ayudar a la reducción de los niveles cerebrales de beta-amiloide. El ginseng calma y enfoca nuestra mente a través de un proceso fitoquímico beneficioso de alentar a las glándulas suprarrenales a secretar hormonas que combaten el estrés. Su uso continuo equilibra a nuestro cuerpo y nuestra mente.

Sabio o salvia. Esta planta mejora la capacidad de memoria, ayuda a reducir el agotamiento de las neuronas colinérgicas y no colinérgicas en nuestro cerebro. La disminución de estas neuronas con el tiempo conduce a la acumulación de placas amiloides que son una de las causas de la enfermedad de Alzheimer. Una investigación publicada en el año del 2017 sugirió que la salvia contiene compuestos que pueden ser beneficiosos para la función cognitiva y neurológica.

Guaraná. Esta fruta produce el mayor estado de alerta y mejora en nuestro desempeño de las tareas mentales. El guaraná contiene cafeína la cual se libera lentamente y así mantiene un suministro constante de energía. No solamente depende la cafeína para proporcionar energía, también contiene xantinas que se ha demostrado que mejoran el rendimiento físico y mental. Contiene flavonoides y alcaloides. Algunos estudios han demostrado que los alcaloides ayudan a estimular el sistema nervioso central, mejoran nuestro estado de alerta y reducen nuestra fatiga.

Baccopa Monieri. Es una hierba que crece naturalmente, se utiliza en la medicina tradicional china desde hace miles de años. En la antigüedad los eruditos la usaban para mejorar la memoria en momentos de aprendizaje, estudios recientes confirmaron que ayuda a reparar las células cerebrales que se han dañado y aumentan la generación y regeneración de células nuevas.

Creatina. La creatina se crea naturalmente en la carne, los mariscos y los productos lácteos, se usa para aumentar los niveles de energía para los deportistas, se ha demostrado que mejora el funcionamiento cognitivo en las personas que no consumen los alimentos que mencionamos anteriormente. Las investigaciones muestran que es eficaz para aumentar la memoria a corto plazo y el razonamiento en las personas sanas.

Rhodiola Rossea. Una planta que se ha usado en las tradiciones de medicina de toda Europa, Asia y Rusia durante cientos de años. Hay investigaciones que demuestran que alivia la fatiga mental y alivia los síntomas de la depresión.

Conclusión: ser más inteligente está al alcance de todos siempre y cuando uses tu mente

Hay muchos hábitos que pueden desarrollar nuestras capacidades cerebrales si los empezamos a aplicar en nuestra vida. Vivimos en constante aprendizaje y muchas de estas actividades estimulan a nuestro cerebro para convertirlo en más inteligente. Lo más importante es que comprendas que siempre hay posibilidad de mejorar nuestras capacidades cognitivas si uno está dispuesto a conseguirlo. Así que esta lista podría ayudarte a encontrar esa mejora cerebral que tanto deseas.

  • Save
Ir arriba
23 Shares
23 Shares
Copy link